Shame

Gay y lésbico Condesa
  • 3 de 5 estrellas
1 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/6
Foto: Alejandra Carbajal

Las noches del jueves, el bar Hunter abre sus puertas a la diversidad, transformándose en Shame.

La entrada puede pasar por intimidante, pero el prejuicio se rompe cuando atraviesas la herrería típica de la Condesa. Entrar no es tan complicado como pudiera parecer.

Muchos gays creen que no son nadie si no dan el gatazo de estatus, glamour y opulencia casual. Para ellos es importante sentir que el estilo de reventón debe estar a la altura de la pretensión. El inconveniente es que la relación entre la percepción del gay fresa y la realidad siempre se atora en la estructura de la apariencia, es decir, que después de algunos códigos de vestimenta, los precios altos y las instalaciones, la esencia termina por mimetizarse con la monotonía pop que ha infectado el mainstream gay de los últimos años y uno se pregunta: ¿para que pagar tanto si al final bailaremos las joterías de siempre?

Por fortuna, no es el caso del Shame. El costo del cover es de $150 y hay que desembolsar $60 por cada cerveza. En la barra de frente a la consola del dj, que posee una vista muy refrescante a los árboles del circuito de Ámsterdam, se pueden pedir tragos por $150.

La música escapa a lo predecible, pinchan episodios de electrónica no comercial, lo que sirve para sacar el ambiente fresa de su zona de confort. La decoración no es lo último en tendencia según la revista Wallpaper, de hecho, el papel tapiz ya se ve medio aburrido pero no altera el ambiente.

No son estrictos con la vestimenta; visítalo con camisetas relajadas y tenis, son bien vistos,  y no demerita la actitud y el look de los parroquianos, que cumplen a pie con los requisitos que un gay-gente-bien debe cumplir para satisfacer a sus fans y ligar de acuerdo a las expectativas. Las barriditas son inevitables pero tampoco infernales.

Una buena opción para reventar en fresa en jueves sin exigencias innecesarias y lo mejor, es que su horario es auténticamente generoso con los fiesteros de hueso colorado que sienten que si no se hace tan tarde, la fiesta no es fiesta. 

Por Wenceslao Bruciaga

Publicado

Nombre del lugar Shame
Contacto
Dirección Ámsterdam 64
Condesa
México
06100
Horas de apertura Jue 11pm
Transporte Metrobús Sonora.
Precio Cover $150

You may be interested in:

LiveReviews|0
1 person listening