VIH en la Ciudad
Foto: Cortesía Pexels

VIHvir en la CDMX : No somos un riesgo

Vivir con VIH no debería provocar sufrir discriminación en la sociedad, o entre tu familia y grupo de allegados. Sin embargo la realidad no es así.

Ro Banda
Escrito por
Ro Banda
Publicidad

Es cierto cuando se dice que las personas con VIH vivimos asequiblemente con nuestros medicamentos.También es cierto que una persona con VIH en tratamiento puede representar a alguien "responsable" con su salud, que si se apega a su medicamento puede llegar a ser indetectable y  no transmitir el virus, y así, resultar una persona "segura" con la cual nos podemos relacionar sexualmente. 

Es decir, que al tratar de "cuidar" a las personas con VIH, reforzamos estigmas y paternalizamos las vivencias de quienes, pareciera, han cometido un error y ahora son un peligro. 

Y es que, aún hay juicios que ponen en peligro la integridad de las personas con VIH, e incluso, su calidad humana. Aún somos discriminados, echados de nuestras casas, e incluso negados a la vida laboral.

Esto, lleva a muchas personas a callar y ocultar sus diagnósticos, lo que puede - en muchas ocasiones - afectar nuestra salud mental. Porque si bien, decir que vivimos con VIH se puede sentir (primera instancia) como un simbolo de que la "liberación resuena", en ocasiones parece más un punto en contra. Pues no sólo somos responsables de tener VIH, sino de la vida de los demás, de educar a otros. 

Eso implica la sexualidad ajena. Pareciera que cuando hablamos de indetectabilidad (esa herramienta en la que ya no se puede transmitir el virus), habláramos más bien de darle más tranquilidad a otros, para que las demás personas no piensen que están en peligro; en lugar de para que nosotras nos sintamos tranquilas y plenas con nuestras vidas con VIH. 

Es decir, pareciera que somos un riesgo aún, pero la pregunta aquí es ¿quién es o cuál es el verdadero riesgo para nosotras las personas con VIH? 

La semana pasada se denunció que Walter, un residente  médico, fue acosado por revelar que vive con VIH, y no obstante fue obligado a renunciar a su grado académico. Eso hizo que Walter intentara suicidarse. En esa misma semana, otro chico llamado Eric, habló de las persecuciones por parte de su familia, tanto a él como a su pareja, y de cómo el hecho que viva con VIH jugó un papel importante en estas violencias.  

Y entonces, si bien pareciera que podemos vivir asequiblemente con nuestros medicamentos, la realidad es que no hay antirretrovirales que supriman el odio, ni sistema inmune que luche contra la persecución.

Recomendación. Festival LGBTT…XYZ 2022

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad