0 Me encanta
Guárdalo

5 discos para musicalizar tu verano

Olvida que no hay sol y ponte a bailar

Getty Images
Morrissey

Estamos en la segunda mitad del año, justo en la estación antes conocida como "verano", pero lo cierto es que ya no se puede confiar en estas antiguas predicciones climáticas basadas en los meses. Ahora todo el año hace frío, llueve, de pronto hace calor y después graniza.

En lo que sí podemos confiar es en la música. Nuestros discos favoritos siempre estarán ahí, esperando ser escuchados. Así que, a propósito del verano, las vacaciones -para algunos afortunados- y el estreno de grandes álbumes, enlistamos los cinco que te acompañarán durante estos días.

Esta selección fue curada a propósito del sentido aleatorio del tiempo. Por una parte tenemos a Morrissey, para sonorizar nuestros momentos de enojo contra el mundo, también incluimos Alvvays quienes nos hacen pensar que la vida bajo la lluvia no es tan mala y la reedición de un álbum de Mogwai, perfecta para escuchar bajo el granizo.

"Alvvays", Alvvays

"Alvvays", Alvvays

Quizá a primera instancia el sonido de esta banda se asemeje a lo hecho por la agrupación de Bethany Cosentino y Bobb Bruno, Best Coast, pero tal aseveración es injusta.

Molly Rankin, la voz de este proyecto, tomó el camino del folk por algún momento, pero cambió radicalmente cuando encontró en el guitarrista Alec O’Hanley un compañero creativo. Así nació Alvvays (se pronuncia always), quinteto canadiense que mezcla melodías pop con guitarras ligeramente distorsionadas.

Sus letras retratan la crisis veinteañera de cuando te sientes demasiado joven para quedarte en casa y muy viejo para salir de fiesta. Cada una de las pieza que componen este disco resulta perfecta para escuchar este verano en el que el sol brilla por su ausencia.

"Pe’ahí", The Raveonettes

"Pe’ahí", The Raveonettes

Pe’ah se encuentra en la costa sur de Maui, en el hermoso Hawai. En el idioma nativo significa “ola”. A veces, hasta para los surfistas más experimentados, una ola puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

El séptimo disco del dueto más ruidoso de Dinamarca es inesperado. Primero, porque no han pasaron ni 2 años del lanzamiento de su penúltimo disco cuando ya tenemos uno nuevo. Segundo, porque después de la triada de obscuridad que nos regalaron con Into the Night - Raven in the Grave - Observator, nos presentan un disco luminoso, cual tarde de veran. Por último, nos sorprende la reincorporación de un bajo rítmico –de esos que hacen bailar– y por primera vez, el uso del arpa.

A pesar de mi fanatismo por estos daneses, debo aceptar que no es su mejor disco. Lo emocionante de The Raveonettes radica en que en cada LP suenan diferente, pero siempre tienen un elemento reconocible. Aunque Pe´ahí no es una obra maestra, sí es un disco que vale la pena escuchar tan sólo por las nuevas rutas musicales que tomó la banda, evitando las baladas, rompiendo el tradicional coro-verso-coro y usando cambios rítmicos inusuales.

Pe’ahi es la ola que revolcó a Sune Rose Wagner hasta el límite. Gil Camargo

"Come On Die Young", Mogwai

"Come On Die Young", Mogwai

Sin duda alguna Mogwai es el antagonista del pop, ya que logra opacar este género con sonidos bipolares, pasando de las distorsiones y riffs poderosos hasta melodías con mucho delay que simulan un vals. Una parada obligatoria para entender la genialidad de esta banda escocesa es Come On Die Young o simplemente conocido como CODY. Un disco que sirve no sólo para entender el espectro sonoro de Mogwai, sino para entrarle con más detalle al Post-Rock.

CODY es considerado por muchos como el mejor momento de la banda, o al menos como un punto de referencia fundamental en la búsqueda de su sonido, en el cual todavía se tiene esa pasión cruda que hace que las bandas jóvenes sean excitantes en sus primeros años. La producción y grabación están limitadas en comparación con sus recientes trabajos, pero esta reedición potencializa el sonido hipnótico que sólo Mogwai crea. Federico Arias

Advertising
"Futurology", Manic Street Preachers

"Futurology", Manic Street Preachers

Mantener vivo el espíritu de una banda es algo complicadísimo, pero es más difícil que sus miembros sigan firmes a sus ideales. Este es el –afortunado– caso de Manic Street Preachers, quienes, a través de Futurology, demuestran que es posible alzar la voz y señalar lo que está mal con el mundo, aún durante la crisis de la mediana edad.

Esta placa incluye un par de temas únicos y distintos al sonido habitual de la banda, que se agregan a su repertorio. Hablamos de “Mayakovsky” y “Dreaming a City (Hugheskova)”, dos temas instrumentales llenos de sonidos espaciales y guitarras atípicas.

Para una banda que lleva tres décadas de existencia, este es un gran trabajo, ya que decidieron huir a toda costa del confort y la repetición sistemática de melodías.

"World Peace is Non Of Your Business", Morrissey

"World Peace is Non Of Your Business", Morrissey

Ese ser al que todo le molesta, el que está contra todo y contra todos; un hater por naturaleza y al que aún así le abrimos los brazos, lanzó su décimo disco, World Peace Is None of Your Business. En este material hizo a un lado el drama y el romance para abarcar otros terrenos que nos dejan esperando más y nos hace preguntar, ¿dónde está ese Morrissey con el que derramamos cientos de lágrimas regodeándonos en el sufrimiento? 

Esperamos cinco años para escuchar algo nuevo y el resultado llegó en forma de 12 canciones –18, si tienes la versión delux– de una mezcla de flamenco, rock y pop acompañados de trompetas. Esta vez no tenemos a un Morrissey desgarrador como al que estábamos acostumbrados. La placa no es un desahogo de decepciones, sino una pieza que contiene a un Moz sofocado por cuestiones que, si bien son de interés social, quizá no lo sean tanto a la hora de ponerle play a un disco. 

No es un mal disco, sólo es un trabajo diferente, evolutivo, experimental, Pero si la Paz Mundial no es nuestro asunto, entonces ¿para quién es este disco? Andy Paz

Comentarios

0 comments