Metric
Foto: Cortesía Metric

Emily Haines y James Shaw de Metric nos cuentan sobre su nuevo disco, Formentera

La banda canadiense hizo el debut de Formentera en la CDMX. Emily y James nos platicaron sobre la evolución de su sonido, el concepto del álbum y su regreso a los escenarios

Rodrigo Broschi
Escrito por
Rodrigo Broschi
Publicidad

Reproducimos Formentera (2022) con los ojos cerrados y se nos olvida que el mundo se está acabando. Respiramos y estamos en un lugar seguro, en el sueño que Metric diseñó para nosotros. La agrupación de Toronto no le teme a los nuevos comienzos y aún en estos tiempos distópicos, siguen teniendo la ambición de crecer. 

Formentera desafió los límites de su creatividad, y en los escuchas, los límites de la interpretación. En entrevista, la vocalista Emily Haines y el guitarrista James Shaw nos compartieron los detalles de este álbum y su presentación en el Pepsi Center WTC. La primera vez que tocaron en vivo los sencillos “All Comes Crashing” y “Doomscroller”.

Todos hablan del pop canadiense. ¿Por qué creen que han salido tantos hits de Canadá?
Emily Haines: Es gracioso. La gente solía decir que había algo en el agua. No lo sé. Yo creo que es que hay que formar una identidad fuerte para competir con Estados Unidos. Hacemos un esfuerzo extra porque hay que pelear más duro.

James Shaw: También hay algo en el sistema de educación. Valoran mucho la música y hay muchos programas de gobierno que fondean a músicos y disqueras independientes.

¿El sonido de Metric se inclina más hacia el pop, o hacia el rock?
James Shaw: Esa es LA PREGUNTA. Intentamos hacerlo difícil de responder.

Emily Haines: Lo que nos define es no querer tener un género definido. En nuestro primer álbum, Old World Underground, Where Are You Now? (2003), están las semillas de nuestro sonido. Aunque después incursionamos en algo más “sónico”. Nos gusta mucho explorar y experimentar.

Desde Art of Doubt comenzaron a escribir canciones más largas. ¿El proceso de composición es diferente?
Emily Haines: Por supuesto, se requiere de una aproximación muy diferente para hacer una canción larga.

James Shaw: Cuando grabamos Art of Doubt (2018) pusimos una jarra en medio de la consola. Quien tuviera una idea para extender la canción tenía que poner cinco dólares. Y quien tuviera una idea para acortarla, agarraba el dinero. Ahora en esa jarra hay como cien mil, entonces…

¿Sienten que están en su pico creativo?
Emily Haines: Espero que no estemos en nuestro punto más alto aún. Yo creo que apenas estamos empezando.

James Shaw: Queremos seguir empujando. Seguir intentando desafiar nuestros propios límites.

Emily Haines: No queremos caer en lo predecible. Queremos que esto sea sólo el comienzo para hacer lo que sea que nos haga sentir bien, dejando de preocuparnos tanto por lo que “debemos ser”.

¿Les interesa componer canciones más elaboradas, que éxitos de radio?
Emily Haines: Nos importan ambas cosas. Lo que nos encanta de este nuevo álbum es que, por ejemplo, al primer sencillo “All Comes Crashing” le está yendo muy bien en números. Es una canción hecha para la radio. Pero “Doomscroller” está orientada a una experiencia personal y profunda.

Platíquenme más sobre su nuevo material
James Shaw: Estamos muy orgullosos del resultado. Fue un proceso muy diferente en comparación con los otros discos. El mundo cambió mucho en los últimos años –por razones que ya todos sabemos– y nosotros estábamos en un momento muy creativo, libres de todas las cosas que regularmente suceden cuando grabamos un álbum. No había mucha reflexión. Sólo tocábamos.

¿Qué tiene de especial la isla Formentera?
Emily Haines: En el estudio teníamos un libro de “viajes de ensueño”, con una lista de lugares que visitar antes de morir. Tomamos la idea de Formentera –que es un lugar real– para representar un lugar imaginario en el cual refugiarnos en nuestra mente. Hay muy pocas cosas sobre las que tenemos control. Y Metric tiene un espacio para todos. Para escaparnos.

¿Cómo se ve este lugar imaginario?
James Shaw: Trabajamos con el artista visual Justin Broadbent para todo. Creamos un concepto. La portada de Formentera es un edificio, que parece un hotel, con una arquitectura súper futurista. No es una cosa literal. Es un lugar imaginario compuesto de lo que tendrías en un lugar de ensueño. El escape a Formentera es algo misterioso y personal.

¿El confinamiento dejó huella en este álbum?
Emily Haines: Es gracioso porque siempre supimos que este disco sería la música para cuando saliéramos de la pandemia. Y ahora estamos en este momento híbrido, en el que las cosas están mejor pero no bien. Tal vez sea ingenuo pero pensamos que habría un cambio definitivo, que diríamos: “se acabó, ganamos la batalla”. Pero no está sucediendo. Parece ciencia ficción. Formentera no es un álbum que hable sobre la pandemia, pero lo cierto es que ahora todo trata de eso.

¿Cómo ha sido regresar a los escenarios después de tanto tiempo?
James Shaw: Hicimos una especie de evento privado el verano pasado, pero nuestro show en México fue nuestro primer concierto como tal. Fue enorme. Justo como lo habíamos soñado. Hicimos la premiere mundial de los sencillos de nuestro nuevo disco, aunque obviamente también tocamos los clásicos y algunos deep cuts.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad