0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Alex Ebert de Edward Sharpe and the Magnetic Zeros

Platicamos con el líder de la banda (más bien secta) más hippie del Corona Capital

Foto: Cortesía Time Out Paris

Edward Sharpe and the Magnetic Zeros se presentarán por primera vez en nuestro país en el Corona Capital. Platicamos con Alex Ebert, líder de la banda, sobre su música y lo fuerte que pueden llegar a ser sus canciones.

Tus papás son hippies, tu primera banda, Ima Robot, fue una nueva ola pero cuando te convertiste en Edward Sharpe la gente lo vio como un acto, ¿realmente eras fiel a tu educación?
Es correcto. Si miras a Ima Robot hay una mejor armadura que va mucho más allá de lo superficial, esto en un sentido de que es una mirada más reaccionaria, una actitud que te despierta. Uno trata de definirse por lo que no quiere ser y no por lo que es, eso es lo que estaba pasando com Ima Robot.

Tu banda recibe críticas por ser positiva, ¿no es extraño?
Seguro. Recuerdo los shows, incluso en la década de los dosmiles cuando tenía miedo de sonreír en el escenario, fue la cosa menos rockera que he hecho. A menos que sonrías después de cortarte y sangrar al caerte de boca.

Sobre la canción I Dont Wanna Pray,  ¿cuál es tu espiritualidad?
Empecé la canción con la letra más peligrosa posible: “I love my God / God made hate”. Tenemos otra que dice: “I am God!”, lo que es bastante extraño para cantar. Se siente vileza incluso para alguien como yo que no es fiel a lo cristiano ni a nada. Tuve esta idea una vez: no quiero rezar, no quiero hacer un esfuerzo por ser espiritual.

¿Crees en la vida después de la muerte?
Sí. Un amigo mío murió hace tiempo y experimenté distintas revelaciones y mensajes que luego fueron confirmados por otras personas. Creo que es probable que esa experiencia me dure toda la vida.

Debes tener muchos fans que acuden a tu música debido a la espiritualidad, fans que detectan un elemento del cristianismo que realmente no está ahí. ¿Qué piensas de eso?
Cada vez que tocamos ciertas canciones podemos sentir el ambiente, incluso es un poco más tranquilo. A la gente en general le gustan las cosas obtusas. Al llegar demasiado directo, especialmente con algo así, la gente piensa “De pronto son una banda cristiana”, “¿Qué está pasando aquí?”. 

Comentarios

0 comments