0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Iggy Azalea

La estrella australiana nos cuenta su camino hacia la fama

Foto: Time Out

Iggy Azalea viene tarde. "Está atorada en el tránsito", dice su representante. Esto puede significar que está cruda o que desayunó tarde. O quizá realmente esté atorada en el tránsito. Lo que es cierto es que en este punto de su carrera, ella decide su agenda. Hace apenas tres años subió su primer clip a internet y ahora, la rapera australiana de 23 años tiene una reputación importante entre los adolescentes del mundo. Lanzó su álbum debut, The New Classic y para ese entonces tenía cerca de 35 millones de reproducciones en YouTube en cada uno de sus videos. En otras palabras, tiene el poder de hacer esperar a un periodista.

Durante su corta trayectoria artística se ha hablado mucho sobre su nacionalidad, su raza, su género, su atractivo sexual. En cambio, pocos mencionan su habilidad para hacer juegos de palabras y su ética laboral. Sí, Australia está muy lejos del Bronx, pero en algunos aspectos es muy parecida al arquetipo de rapera de barrio. Su historia –como muchas del género– narra la transición de una chica de la pobreza a la riqueza. Hoy, la encontramos estirada sobre un sillón grande. Ahora, Azalea está en posición de reír sobre su pasado y, de hecho lo hace, en varias ocasiones, pero detrás de su humor se encuentra una mujer de una gran ambición.

En tus inicios como rapera fuiste abucheada. ¿Podríamos decir que tienes una relación conflictiva con tu país natal?
Siento que los australianos deberían irse al demonio. Allá existe una falta impresionante de información sobre el hip-hop. Me mudé a Estados Unidos en 2006 para estar en un lugar en el que la gente respetara mi fanatismo por el rap. Australia no era el lugar para eso. Por otro lado, me encanta el país como tal y, en general, los australianos son buenas personas. Es sólo que la falta de información sobre lo que hago para vivir es realmente frustrante.

Tuviste un grupo en Australia...
Nos llamábamos Baby Laydee. Sí, lo se. Es un nombre horrible. Dos chicas hacían las voces y yo sería la rapera. Una de ellas abandonó el grupo y las dos restantes decidimos rapear, pero la otra chica nunca escribía. Me harté y salí del grupo. Lo más feo del asunto es que ella se tatuó el nombre de la banda en el brazo. Espero que ya lo haya tapado. Afortunadamente mi madre nunca de dejaba hacer nada.

¿Como mudarte a Estados Unidos a los 16...?
De hecho, ella no sabía mis intenciones. Abandoné la preparatoria sin la intención real de hacerlo. Solía regresar a casa durante el descanso porque no tenía amigos y ahí me quedaba toda la tarde a escuchar discos de rap. Básicamente estaba deprimida. Conseguí un trabajo en el supermercado y comencé a limpiar casas con mi madre para juntar dinero suficiente y huir de ahí. Le dije que iría de vacaciones a Miami, pero me quedé.

¿Cómo le hiciste para sobrevivir sin tener una visa?
Durante mi primer año regresé mucho. Puedes permanecer libre por 91 días antes de regresar. Así que iba y venía. Mi padrastro trabajaba en una aerolínea, entonces era muy barato.

Te has movido mucho en Estados Unidos...
Dejé Miami cuando terminé con mi novio. Era ingenua sobre muchas cosas de la calle. Después viví en Houston durante nueve meses, justo antes de que el huracán Ike destrozara la ciudad. Cuando eso ocurrió, el dólar australiano se devaluó y me encontré con la mitad del poco dinero que tenía. Estaba jodida. Viajé a Atlanta y ahí me quedé por un par de años. Luego fui hacia Los Ángeles y ahí es donde vivo.

Tu raza es uno de los temas predominantes sobre tu carrera
Los medios me ven como: "Es blanca, australiana y tiene una vagina". ¡Es una locura!

Este tema causa mucha controversia...
Hice una sesión de fotos para unas cosas de moda y todos me decían: "Nunca usan a modelos negras en esta industria y esto no nos gusta". Va, pero después terminé parada frente a un grupo de modelos de color. Para ellos se trató de un tema de tonalidad, no racial, pero la gente es muy sensible a esos temas y se ofenden muy fácil.

Incluso te acusaron de racista en Twitter. ¿Dirías que aprendiste a manejar estas situaciones típicas de América?
Aprendí que aquí le gente es mucho más sensible al respecto. Mucho más de lo que creía. Es un tema que sólo entiendes cuando vives en Estados Unidos.

A propósito, has sigo ligada sentimentalmente con gente como Nas, Kanye West y Harry Styles.
Es muy extraño. Siempre habrá gente que me gusta y jamás sentiré pena de aceptarlo, pero cuando asisto a premios y me siento junto a alguien, los medios amarillistas publican que seguramente me acuesto con ellos. Creo que soy muy obvia sobre la gente con la que me acuesto y con la que no. Incluso mi mamá me preguntó: "¿Realmente estás saliendo con Harry Styles?". No, mamá. No. De hecho, nunca hemos cruzado palabras. Él ni siquiera tiene mi número.

Comentarios

0 comments