Travis vuelve a la CDMX
Foto: Cortesía Ryan Johnston / Travis

Fran Healy de Travis nos cuenta sobre los 20 años de The Invisible Band

Platicamos con el líder de la banda sobre su regreso a la CDMX para celebrar con nosotros el aniversario de la guerra de comida más épica de la música

Mattza Tobón
Escrito por
Mattza Tobón
Publicidad

Dos décadas han pasado desde que The Invisible Band vio la luz para llenar de letras emocionales los oídos de las personas; siempre fiel a la esencia melancólica de su natal Glasgow. Con el recuerdo de este álbum —que los lanzó a la fama— salió a la luz su versión remasterizada, fotografías de aquellas épocas y sesiones en vivo.

Lo mejor, se vino una gira que, por supuesto, incluye a México como uno de sus destinos el 8 de octubre Travis en el Velódromo Olímpico. Con motivo de este show y de adentrarnos más al sentir de la banda, platicamos con su cantante —y creador de las letras de The Invisible Band— Fran Healy.

Este álbum llevó a Travis a la fama mundial, el video de “Sing” es famoso por su lucha de comida. 21 años después, ¿cómo se siente voltear a ver el video?
Grabar el video fue divertido. Estábamos en Los Ángeles y recuerdo la reunión que tuve con los directores, ellos vinieron a la habitación de mi hotel para ver un video, era un compilado de todas las guerras de comida de películas, la mayoría en blanco y negro. Lo pusieron en la casetera y lo reprodujeron. Su idea era expresar la canción de una manera distinta, así que pensaron que la mejor manera de hacerlo era filmar una de las mejores guerras de comida de todos los tiempos. Yo pensé, ésta es la mejor idea. La filmamos en Pasadena, cerca de Los Ángeles en una gran mansión en donde Guns & Roses filmó una de sus canciones, en la que tratan de emular a The Beatles. Recuerdo que aquel olor era uno de los peores olores que he percibido porque no había agua y a eso se sumó el olor del pulpo que llevaba 3 días ahí, cada vez se ponía más oloroso. Neil, nuestro baterista, se rodeó de 50 personas y terminó cubierto de pasteles. Muy gracioso.

No es secreto que hay una conexión entre México y Travis, pudimos comprobarlo en su documental Almost fashionable, ¿por qué crees que existe esta relación?
Déjame pensar… los mexicanos y escoceses tienen un ADN emocional muy similar, si las emociones tuvieran ADN. Hay algo entre estos lugares…ni siquiera diría que Escocia, diría Glasgow que es de donde soy. Y Glasgow tiene una mezcla de Irlanda y Escocia y eso hace la vida muy interesante. Los escoceses son muy emocionales y amamos reír, hablar y contar historias, y creo que el México que conozco ama hablar, contar historias, llorar, cantar, ir de fiesta y a ninguno de los dos nos da miedo defendernos. Somos personas trabajadoras y creo que también somos algo espirituales. Todas estas cosas las tenemos en común. Entonces la primera vez que Travis visitó México se sintió muy familiar, me sentí como en casa y siento que las personas de México que vienen a Glasgow se sienten de la misma manera. 

Hace unos años viniste a presentar Almost Fahionable al Festival de Cine de Morelia, ¿cómo fue presentar una película y no un disco?
Muy diferente porque sólo era yo. Se sintió muy similar a cuando hice una gira a propósito de mi álbum Wreckorder, la experiencia fue la misma. Se sintió un poco solitaria porque no estaba con mi banda. A pesar de ello fue divertido, disfruté hacer la película y quiero hacer una película de nuevo sólo que he estado ocupado con mi banda. No sé si sería otra vez sobre Travis. Pienso que si voy a contar una historia, debe ser sobre algo que sepas, no intentaría lo contrario porque entonces no sería buena.

¿Sobre qué te gustaría?
Tal vez sobre mi niñez. Pienso que es la etapa más dramática de nuestra vida.

Hablemos sobre los ensayos, ¿cómo fue volver a tocar canciones que tenían guardadas desde hace tiempo?
Realmente no me gusta ensayar. Por ejemplo, si eres un cirujano de cerebro, tú estás ensayando cada vez que haces la cirugía; es lo mismo, en una banda siempre lo estás haciendo. Entramos al cuarto de ensayo, alzamos nuestras guitarras y tocamos el disco, es fácil, es automático. Pase la semana mezclando el show The Invisible Band que tocamos en Glasgow y sonaba increíble. Y todas mis canciones existen porque hay una historia detrás de ellas, tienen una razón de ser. Nunca se trata de escribir una canción para que sea un hit, no somos esa clase de banda.

¿Y no te ha pasado que las vuelves a tocar y piensas que se escucharía mejor de otra manera?
Lo vería más en la selección de las canciones para el álbum. Pero afortunadamente no es el caso con The Invisible Band, ese y nuestro último disco son los dos a los que no les modificaría nada. Estoy muy feliz con esa selección. Al resto sí habría una o dos canciones que quitaría porque no significan tanto para mí. Pero no cambiaría la producción de ninguna canción. Fui a ver a The Strokes la otra noche, soy súper fan y somos muy diferentes entre bandas, pero me di cuenta que The Strokes suena como The Strokes, Travis suena como Travis. Somos reconocidos por esta melodía gentil, pero también tenemos un ligero sonido de rock.   

¿Cuál es la canción de este álbum que te gusta más?
La canción que más significa para mí en estos momentos es "Humpty Dumpty Love Song" porque hace 20 años hicimos el video musical de la canción "Coming Around" en el que me vestí de Humpty Dumpty y este personaje fue traído a la época moderna. El director de ese video es un genio, nos hicimos mejores amigos. Él murió el año pasado, muy repentinamente. Esta canción la escribí después del rodaje de ese video y estaba conectada con él. De repente la canción tomó un nuevo significado para mí. Y eso es lo maravilloso de las canciones, pueden cambiar incluso por la persona a la que se la escribiste, de repente 20 años después me di cuenta el porqué escribí esa canción.  

¿También es la que más disfrutas tocar?
“Side” sólo porque tiene un buen ritmo, es sólo una buena canción para tocar. Amo cantarla y la letra.

¿Cómo crees que será regresar a México después de una pandemia?
Tuvimos un show increíble en el Corona Capital, la pasamos muy bien. La cuestión ese día es que estaba escuchando a todos los artistas que tocaron ese día y todos eran pop. Y pensé nosotros no encajamos, esto no va a funcionar. Y subimos al escenario y fue de locos. Hay ocasiones en las que tienes dudas sobre tus habilidades como artista. Usualmente empiezan cuando estás a punto de empezar a grabar tu álbum. Luego nos encontramos con Franz Ferdinand y estábamos tomando unos tragos y platicando con ellos. Luego The Strokes subió al escenario y todos corrieron, estuvieron genial, fue una noche flamante. Amamos México y tenemos una conexión con ustedes, siempre busco regresar.          

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad