La banda mexicana presenta un show en acústico en un formato de 360º
Foto: Cortesía La Gusana Ciega

La Gusana Ciega presentará su nuevo disco, 1021, en el Pepsi Center WTC

A propósito del lanzamiento de su décimo disco, platicamos con Germán Arroyo, baterista de La Gusana Ciega

Rodrigo Broschi
Escrito por
Rodrigo Broschi
Publicidad

Un décimo disco se dice fácil pero… No es cierto. ¿Cómo un décimo disco va a ser fácil? La Gusana Ciega surgió a finales de los ochenta, en la época dorada que vio florecer a cientos de bandas de rock en español. Y siguen de pie. Más fuertes que nunca. 

La agrupación dará un concierto el próximo 29 de septiembre en el Pepsi Center WTC y tocarán por primera vez las canciones de su nuevo material, 1021. Del COVID, los retos del proceso de composición y la necesidad de reencontrarnos, platicamos con Germán.

Escribieron su nuevo disco en pandemia. ¿Cómo les fue?
Se complicó bastante. Nos mandábamos maquetas por WhatsApp, subíamos nuestras ideas a una carpeta en la nube e íbamos escogiendo poco a poco el material que nos gustaba. Afortunadamente los tres tenemos estudio dentro de nuestras casas. Fue un proceso largo pero aprendimos muchísimo. Creo que es el disco que más nos hemos tardado en hacer, nos tomamos nuestro tiempo, y estamos muy contentos con el resultado.

¿Por qué 1021?
Hay quienes le dicen “mil veintiuno” y otros “diez veintiuno”. Es un juego de números. Hace referencia a que es nuestro décimo álbum de estudio y el año 2021 en el que se creó. Todos los títulos de los discos de La Gusana Ciega tienen un porqué.

Su último sencillo “Vuelve a Querer” habla de la necesidad de reencontrarnos. ¿La pandemia les hizo valorar la cercanía? ¿Le otorgaron un valor diferente a las cosas?
Totalmente. Todo el disco viene cargado de lo sucedido en la pandemia, la distancia y el estar encerrados en casa. Cuando eres parte de una banda de rock, que además empezó el 2020 con una gira increíble por Estados Unidos, y de repente te mandan a la congeladora, es fuerte. “Vuelve a Querer” es una canción de reencuentro que a primera escucha parece romántica, pero en realidad habla de todas aquellas cosas que queremos volver a querer o hacer, después de la pandemia. Reunirnos con amigos, con familiares, salir a la calle. ¿A poco ustedes no tienen ganas de volver a querer?

¿Cómo se sienten por su show en el Pepsi Center WTC? ¿Qué es lo que más extrañan de la música en vivo?
Estamos muy emocionados, será un evento importante porque presentaremos este disco –y la mayoría de las canciones no las hemos tocado juntos–. Cada concierto es diferente por las circunstancias y por cómo nos sentimos nosotros. Lo que más extrañamos es ver las reacciones del público. Un concierto es una fiesta, de los dos lados, arriba y abajo del escenario.

La Gusana Ciega tiene una larga trayectoria. ¿Cuál es la clave para mantenerse vigentes sin perder la esencia?
Mucha paciencia y mucho amor al arte. Hay que estar preparado para las decepciones. A veces estás en la cima de la montaña y todo el mundo te hace caso. Pero al año siguiente a nadie le interesas porque hay otra banda que todos están volteando a ver. Entonces, mientras entiendas que eso va a pasar, que no siempre vas a ser el sabor del mes, vas a continuar. Esa ha sido nuestra carrera; momentos en los que estamos contentos y otros en los que no pasa nada –y ahí es donde debemos de ser más fuertes–.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad