Robert Smith, el ícono goth que no es goth

Platicamos con el líder de The Cure, previo a su show en la Ciudad de México, para hablar sobre como es ser gótico en el siglo XXI

Robert Smith de The Cure
Foto: Cortesía Meltdown Fest
Advertising

El 21 de abril de 2013 fue la última vez que the cure visitó la cdmx. Quienes fuimos, vivimos uno de los mejores conciertos que ha tenido la ciudad y me arriesgo a decir que también la banda, ya que Robert Smith cumplía 54 años, antes de que salieran tuvimos un sismo de 5.8 grados Richter y esa noche tocaron 50 canciones, que se tradujeron en casi cuatro horas.

El año pasado, la banda celebró 40 años de trayectoria y este 2019 es el 30 aniversario de su disco Disintegration. Su líder y vocalista, Robert Smith, es famoso por tres cosas: usar maquillaje, tener el cabello largo y escribir y cantar algunas de las canciones más bellas del idioma inglés. Conversamos con él sobre lo que signica ser un goth de 60 años en nuestros tiempos.

Has tenido una relación difícil con la palabra goth. ¿Tiene algo que ver contigo?
¡No! Nos quedamos estancados con eso cierto tiempo cuando los góticos comenzaron. Estaba tocando la guitarra con Siouxsie And The Banshees, así que tuve que interpretar el papel. Goth fue como la pantomima para mí; realmente nunca tomé toda esa cultura en serio.

¡Pero eres todo un ícono gótico! Has pasado los últimos 35 años vistiendo de negro y usando maquillaje.
Es solo una cosa teatral. Es parte del ritual de subir al escenario. También está la razón prosaica: tengo rasgos mal de nidos y piel naturalmente pálida. Quiero decir, no en este momento, porque lamentablemente me quedé dormido bajo el sol ayer, eso no es muy gótico.

¿Qué pasa con todos tus fans que se identifican como goths?
Cada gótico que he conocido ha sido muy agradable. Como subcultura, está llena de gente maravillosa, pero nunca me ha gustado lo que se clasifica como música gótica.

Si fueras a un club gótico adecuado, definitivamente no escucharías “The Love Cats”...
No. Cuando comenzó, solía ir a The Batcave (club gótico seminal en Inglaterra) con Steven Severin —cofundador de Banshees y compañero de banda de Smith en el proyecto paralelo The Glove—, pero solo fui un puñado de veces, principalmente porque el bar estaba abierto hasta las dos de la mañana.

Vivías en Londres en ese entonces, ¿cierto?
Sí, viví en Maida Vale unos años en los ochenta. Era lo suficientemente joven para disfrutarlo, pero equiparaba a Londres con un estilo de vida particular, que no era muy saludable. Cuando no estaba de gira, necesitaba un lugar que fuera muy tranquilo y una especie de hogar de retiro. Me casé en 1988 y me mudé a la costa sur, y todavía estoy allí. Extraño ciertos aspectos de Londres: las cosas de la noche, el lado cultural de vivir en una gran ciudad internacional. ¡Pero no voy a regresar!

¿Estando en la ciudad te acercas más a los fans?
Al vivir donde vivo, la he pasado en mi guarida, porque me he convertido en parte de los muebles, pero si quiero ir a ver algo y ser parte del público, se vuelve difícil. Fui al evento de London Dungeon con mis sobrinos y me convertí en parte del entretenimiento; de cierta manera me integraron al espectáculo.

¿Esperabas seguir tocando, con casi 60 años?
No. Si alguna vez hubiera tenido la intención de ser la banda número uno del mundo y todavía estuviera golpeándome implacablemente la cabeza contra esa pared en particular, con suerte estaría muerto, y si no, sería un imbécil. El proceso fue lo que disfruté: ser artista, si quiero ser piadoso al respecto. Todo lo que The Cure ha hecho es puramente egoísta. Solo tengo una vida, y realmente debería estar haciendo cosas que me den satisfacción. De todos modos, un día se me caerá el pelo y ya no me veré gótico. Así que solo esperen eso.

Advertising