0 Me encanta
Guárdalo

Reptiles como mascotas para niños

Porque los únicos animales de compañía no sólo son perros o gatos, te recomendamos algunas especies de reptiles que podrían convertirse en la próxima mascota de tu niño

Foto: iStock

Un animal de compañía se convierte en parte de la familia, así que debe adaptarse al hogar. Hay algunas especies que debes descartar o tener mucho cuidado si tienes pequeños en casa, pero ¿pueden funcionar los reptiles como mascotas para niños?

Porque sabemos que te interesan estos animalitos y a tus hijos también, encontramos que hay unos más inofensivos con los que la familia puede estar segura y contenta. No obstante, es necesario tener en cuenta que una mascota poco común implica, además de un gran compromiso, diferentes cuidados y atenciones, por ello el médico veterinario, Ángel García Hernández, nos explicó sobre tres de estos ejemplares.

NOTA: es importante que antes de adquirir un reptil como mascota te asegures de que no sea una especie amenazada. No olvides solicitar un certificado que te ampare por la propiedad del ejemplar.

Tres reptiles para niños

Tortugas

Tortugas

Las tortugas suelen ser el reptil de compañía por excelencia, pero existen algunas especies que son más amigables que otras para tus niños.

Alimentación

Son omnívoras, es decir, comen tanto carne como plantas. Ingieren alimentos naturales, frescos y balanceados, aunque sus gustos cambian con la edad.

Alojamiento
Las tortugas acuáticas pueden adaptarse a vivir en un acuaterrario: una pecera con suficiente agua y a una temperatura templada (28°C aproximadamente) para que se sumerja, y una parte de tierra que sobresalga para que descansen y tomen el sol. Por su parte, las tortugas terrestres necesitan un terrario grande para que puedan caminar, la pecera debe contener un sustrato grande para que la tortuga no lo coma y un poco de agua. Ambas especies deben exponerse diario a la luz, ya sea solar o de una lámpara.

Cuidados básicos
Se debe limpiar constantemente su terrario o acuaterrario y cuidar que su caparazón no se dañe o le salgan hongos. También es importante llevarlas al veterinario al menos una vez al año para revisión general porque es común que presenten problemas respiratorios. Se recomienda tener dos para su sociabilidad.

Anolis

Anolis

Existen diferentes tipos de anolis, también conocido como camaleón americano porque cambia de color.

Alimentación
Se alimentan de insectos como grillos, arañas y moscas, así como fruta troceada, hierbas y semillas.

Alojamiento
Se adaptan a vivir en un terrario, pero debe ser grande ya que esta especie puede crecer hasta 20 cm. Dentro de la pecera debe haber sustrato, plantas y pequeños troncos; necesitan temperaturas cálidas y les gusta la luz del sol.

Cuidados básicos
Debes llevarlos al veterinario al menos una vez al año para, entre otras cosas, complementar su alimentación con vitaminas. Considera que esta especie no se deja manipular tan fácil y cuando tratan de aparearse son agresivos. Son territoriales, así que se recomienda no tener espejos cerca de ellos.

Gecko

Gecko

Al igual que el anolis, el gecko es un tipo de lagarto. Su aspecto varía por la diversidad de especies, pero una de sus características es que es de diferentes colores y con ojos grandes. Se comunican con sonidos agudos.

Alimentación
Comen insectos como grillos, cucarachas y gusanos, así como fruta en trozos.

Alojamiento
Pueden vivir en un terrario con piedras, plantas y troncos; el tipo de sustrato depende de la especie. Su pecera debe estar ventilada y a una temperatura de entre 25° y 32°C.

Cuidados básicos
Es un reptil mucho más dócil, se puede manipular con facilidad porque no es agresivo. De igual manera, es importante llevarlo al veterinario para evitar enfermedades.

Advertising

Comentarios

0 comments