0 Me encanta
Guárdalo

Cervantino 2014: Plan turista

Si es tu primera vez en el Festival Internacional Cervantino o en la ciudad, te decimos qué otras paradas obligadas hay en Guanajuato

DESAYUNO. Mercado Hidalgo

DESAYUNO. Mercado Hidalgo

No hay viaje completo sin visitar el mercado local. El Hidalgo no sólo es fácil de ubicar porque está en el centro, sino porque es parte de la arquitectura de la ciudad. Fue inaugurado por Porfirio Díaz en el centenario de la Independencia de México. Tiene dos naves, una de arte- sanías y otra de comida. De ley, aquí hay que probar las enchiladas mineras. Sólo ten precaución porque un plato sirve para alimentar a toda una tropa: una pieza de pollo, tres enchiladas, una guarnición de papas con zanahorias y ensalada. Todo por la magnífica cantidad de $60. 

COMIDA. A Punto

COMIDA. A Punto

¡Este restaurante es una belleza! Es una versión muy bien lograda de calidad y buen gusto. Está dentro de Casa Cuatro, que combina la gastronomía, el arte y el diseño. Su propuesta está basada en la cocina española. La carta tiene platos suculentos, como el solomillo de cerdo, cocinado al vacío en salsa de tamarindo con chips de plátano y piña caramelizada. Luego de comer aquí, puedes darte una vuelta por la casa, ir a la tea shop o pedir el postre especial, pastel de jícama con salsas de fruto del bosque. 

METRÓPOLIS. Funicular

METRÓPOLIS. Funicular

Por tan sólo $18 disfruta de una increíble vista panorámica de la ciudad. Aunque el viaje es corto, vale la pena. Antes de subirte al vagoncito que conecta la Zona Centro con el Monumento al Pipila haz es- pacio en tu celular, pues a la mitad de la pendiente no pararás de instagramear. No digas que no te lo advertimos. En dicho punto podrás reconocer la escalinata de la Universidad de Guanajuato, la Basílica, el Templo de San Diego de Alcántara y el Mercado Hidalgo. ¡Larga vida al miniferrocarril! 

Advertising
CENA. Casa Colorada

CENA. Casa Colorada

Es cierto que los restaurantes de hotel no se caracterizan por retratar fielmente la gastronomía local, pero éste vale por la vista privilegiada. En la punta del cerro de San Miguel está Casa Colorada. Aquí hay que ir con un objetivo fundamental: mirar el gran Guanajuato y sus callejuelas de colores que hacen la famosa postal. No te recomendamos hacer una comilona, pues los precios son elevados. Bastará con una copa de vino para permanecer en la terraza y disfrutar la panorámica. 

Comentarios

0 comments