0 Me encanta
Guárdalo

Domme Jaguar

Déjate dominar un ratito por una dominatrix profesional del DF

 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/6
Foto: Alejandra Carbajal

Por más de 10 años se ha dedicado a provocar emociones eróticas jamás imaginadas. Con látigos, jaulas y vestidos de látex, Domme Jaguar logra que sus adoradores se olviden un rato del mundo cotidiano.

¿Cómo decidiste convertirte en dominatrix?
Todo empezó tras mi primer acercamiento a la temática sexual, cuando me uní a la lucha contra el sida a finales de los ochenta. Después estudié sexología y paralelamente aprendí sobre el sexo tántrico. En 2003 inicié mi formación en sadomasoquismo y fetichismo en la escuela de Cléo Dubois, una dómina reconocida en el mundo leather por ser especialista en artes sexuales.

¿Cuál es la labor de una dominatrix profesional?
Provocar y utilizar la entrega de la voluntad de otro individuo, con la finalidad de acallar su mente a través de situaciones eróticas que van más allá de los límites tradicionales. Recurres a una dominatrix para darle vacaciones a tu ser cotidiano y a tu ego. Esto es una profesión en serio, es como ser doctor, no vas a operar a alguien con un cuchillo de cocina. Tengo equipo profesional y me actualizo constantemente.

¿Cuáles son tus herramientas de trabajo?
Tengo una muy buena jaula y aislamiento sonoro para que la persona pueda gemir a gusto. También hay una silla de cruz de San Andrés, una cama bondage, corriente eléctrica para juegos un poquito más pesados, cuchillos, máscaras de perro, pelucas y ropa de látex.

¿Cómo es una sesión contigo?
La escena empieza en el momento en que les pongo el collar. A partir de entonces, el cliente es mi perro, mi esclavo, mi cosa. Cuando termina la sesión, todo regresa a la normalidad. Es como pasar al otro lado del espejo.

¿Cómo son tus clientes?
Son personas acostumbradas a asumir grandes responsabilidades (como la de manejar una empresa), quienes trabajan diario en el mismo papel. Conmigo ese patrón se rompe para balancear su espíritu a nivel erótico.

¿Cómo te preparas para una sesión de este tipo?
Primero, hablo con la persona para saber qué le gusta y qué no. Necesito saber su estado de salud, cuánto pesa o si tiene lesiones para ver de dónde lo puedo atar o no. También me preparo en el nivel energético. Hago un ritual para limpiar el espacio y poner las vibraciones adecuadas para la experiencia.

Dommejaguar

Comentarios

1 comments
cachorro {
cachorro {

Domme Jaguar es más que sólo una Dominatrix, es una Diosa. Como esclavo suyo he tenido el honor de servirle por más de dos años y ese lapso ha sido una de las mejores y más fascinantes etapas de mi vida. Bajo su guía, consejos, castigos, caricias, disciplina y sabiduría me he vuelto un mejor hombre. Mi visión se ha ampliado, y lo más destacable, ahora soy más feliz. 

Qué bien que se abran más espacios en los medios para el ambiente BDSM, creo que se va por buen camino.