¡Ojo! Trabajamos arduamente para ser precisos, pero estamos en tiempos inusuales. Por favor, siempre verifica antes de salir.

Ilustración de Marceline de Hora de Aventura
Foto: Cortesía Editorial Kamite

Rockstar Comic: De las bandas virtuales a Marceline y Hora de aventura

Marceline a la deriva y Marceline y las Screem Queens son los títulos que albergan las aventuras de este personaje de Hora de aventura

Por Jesús Chavarría
Advertising

La relación entre el mundo de la música y el de la animación ha encontrado uno de sus puntos más significativos y extravagantes a través de lo que se ha denominado como bandas virtuales, es decir aquellas que en realidad son una llamativa fachada para los verdaderos creativos que se hacen cargo de componer e interpretar las canciones.

Los antecedentes de este tipo de conceptos se rastrean hasta la década de los sesenta, cuando uno de los hoy clásicos de los cómics estadounidenses dio el salto con una producción para televisión y de paso lanzó un álbum, llegando a colocar el tema “Sugar, Sugar” en el número uno del Billboard. Nos referimos a Los Archies, primera agrupación de su tipo, que fue la natural extension del espíritu ligero de las aventuras del pelirojo de Riverdale y un fiel reflejo del lado festivo de su tiempo.

En cuanto al panorama actual, su más importante y exitoso equivalente, aunque muy alejado en cuanto a temática y profundidad, es Gorillaz, creación de Damon Albarn (Blur) y Jamie Hewlett (Tank Girl), quienes han acertado al ir mucho más allá de lo que se hubiera pensado, dando conciertos presenciales, pero sobre todo al hacer evolucionar a los ficticios integrantes de la agrupación, otorgándoles así una trayectoria en forma.

Es con este tipo de propuestas que bien se puede relacionar a Marceline de Hora de Aventura, quien a pesar de que en dicha serie no llegó a ser explotada del todo, se convirtió en uno de los personajes más interesantes y carismáticos, incluso por encima de los protagonistas de la misma. Esto debido a su personalidad llena de matices, marcada por la tristeza de la pérdida, el resentimiento que dejan las promesas rotas de su pasado ligado con el Rey Helado e impulsada por un carácter irascible, pero sustentada en un alma honesta y noble, principalmente definida por su amor a tocar el bajo, lo que suele redundar en composiciones agridulces. Se trata de una princesa vampiro de más de mil años convertida en Rockstar, que afortunadamente se aleja de las frívolas interpretaciones de dicho concepto, encarnadas por adolescentes que solo parecen estar interesadas en la moda, presentadas en producciones destinadas al público infantil.

Y es que son muchas las posibilidades que ofrece un personaje con estas características en relación al insólito universo creado por Pedleton Ward, lo cual queda demostrado con los cómics publicados bajo el título de Marceline y las Scream Queens. En éstos, una gira que inicia por distintos territorios es la materia prima para desarrollar divertidos episodios llenos de alusiones a las trampas de la fama y la voracidad de la industria musical, en escenarios plagados de afiches a los que asisten desde criaturas de dulce hasta algunos espectros y similares.

Por otra parte, el que la Dulce Princesa decida darse la oportunidad de salir de su estado de confort y unírsele como una especie de representante, da pie para madurar sin caer en los lugares comunes, lo confuso de algunos de los sentimientos que existen entre ambas chicas. Es tal relación la que tiene continuidad a través de Marceline a la deriva, otro arco argumental que muestra cómo una crisis creativa de nuestra protagonista provoca que termine siendo expulsada fuera del planeta, por lo que su gran amiga, atormentada por el remordimiento, debe dejar el reino para ir en su búsqueda.

Ilustración: Editorial Kamite

Marceline a la deriva se trata de una aventura con reminiscencias a Space Ópera —subgénero que tiene como uno de sus rasgos el romance—, en donde la fantasía enrarecida sirve para reflexionar sobre algunas de las situaciones que suelen acompañar la vida de las estrellas de rock. Por ejemplo, ese estado de vacío emocional que llegan a experimentar luego de la euforia de un concierto y que en algunos casos les lleva sumergirse en la depresión, hasta empujarles al suicidio, aquí es representado con las melancólicas visiones de una Marceline perdida en la soledad del espacio, haciendo conciencia de que quizás nunca más podría llegar a ser escuchada.

Por otro lado, su encuentro con una sociedad para la que el sonido como lo conocemos no es natural, desemboca en una colorida e ingeniosa manifestación de su talento musical. Al mismo tiempo, su ausencia es el pretexto para que un oportunista robe sus posesiones y comience a lucrar con su aparente muerte, detonando al máximo el lado consumista de sus fans, vendiéndoles supuestos recuerdos invaluables y lanzando discos con grabaciones inéditas, lados B, rarezas y… bueno, una estrategia que seguro a todos nos suena muy familiar.

Por si lo anterior fuera poco, otro de los habitantes del reino, en su afán de “acumular” amigos, se convierte en una monstruosa representación de lo que es obsesionarse por conseguir seguidores en las redes sociales. ¡Ah, sí!, por ahí aparecen los buenos de Jake y Finn, este último sumergido en un conflicto de voluntad insípido y por demás olvidable.

Por suerte, esto no afecta en lo más mínimo lo que a final de cuentas sigue siendo un cuento hadas. Al igual que la obra que le da origen, se alimenta de la versión tradicional de los mismos, por lo que nunca subestima al lector y se convierte en un sugestivo pasaje sobre la amistad y la música, que desborda imaginación y nostalgia con sabor a los clásicos del cine de ciencia ficción de los cincuenta, luciendo evocadoras secuencias que encuentran sus mejores momentos en los contrastes con ilustraciones a página completas y de paso nos deja pensando que Marceline bien valdría la pena que diera el salto definitivo a los territorios de las bandas virtuales. No se ve que pueda llegar a suceder, pero en compensación disfrutemos de este par de estupendos títulos publicados en México por Editorial Kamite.

Lee más de Rockstar Comic, la columna de Jesús Chavarría

Ilustración del cómic Lost at Sea
Ilustración: Cortesía Editorial Kamite

Lost At Sea, Scott Pilgrim vs el mundo… ¿y gatos?

Qué hacer

Han pasado ya 10 años desde el estreno de una de las más efectivas e interesantes adaptaciones que se han realizado de un cómic. Y el paso del tiempo no ha hecho sino acentuar la lucidez con la que el director Edgar Wright supo entender y trasladar a la pantalla grande, la divertida conjunción de convenciones y códigos sacados del mundo de las arcades, la música, el anime y el cartoon, mismos que le sirvieron al canadiense Bryan Lee O’Malley (Lost at Sea) para reinterpretar una parte del desencanto, furia y melancolía que impregnaba el deambular de aquellos que, como él, fuimos adolescentes de los noventa.

Mostrar más
Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising