Cate de mi Corazón

Restaurantes, Desayuno Condesa
Recomendado
  • 3 de 5 estrellas
  • 1 de 5 estrellas
(1Crítica)
3 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Gutiérrez)
1/5
Foto: Alejandra Gutiérrez
 (Foto: Alejandra Gutiérrez)
2/5
Foto: Alejandra Gutiérrez
 (Foto: Alejandra Gutiérrez)
3/5
Foto: Alejandra Gutiérrez
 (Foto: Alejandra Gutiérrez)
4/5
Foto: Alejandra Gutiérrez
 (Foto: Alejandra Gutiérrez)
5/5
Foto: Alejandra Gutiérrez

¿Es realmente la carne lo que hace a un taco? Cate de mi Corazón es la visita obligada para los incrédulos.

El localito evoca a la playa, no a propósito supongo, pero algunos elementos decorativos hechos con cuerda y el susurro de reggae de fondo dan la sensación de que al voltear al suelo habrá arena. Nada mejor para acompañar el mood que un vaso de agua fresca, melón con canela, por ejemplo, o bien una cerveza artesanal.

Las estrellas indiscutibles de la casa son el taco de mole rojo con flor de jamaica y el de tinga de zanahoria. A estas combinaciones ganadoras les sigue la cazuelita de papa con chorizo de soya y queso; el taco verde, de quelites con nopal y una porción de cremoso guacamole; y el de setas al guajolote con queso fundido.

Por otro lado, un platillo estrella tanto en el desayuno como en la comida son las mulatas: tortillas de maíz recién hechas rellenas de plátano macho horneado o queso oaxaca, bañadas en mole, crema y queso cotija. Difícil no leer esa oración sin terminar como el perro de Pavlov.

Los ingredientes, cultivados todos en Xochimilco, están a la venta en el Huerto de Cate, dentro del Mercado Roma. La garantía es que son 100% orgánicos, por lo que resultan verduras con sabor y aroma más profundos, con más propiedades vitamínicas. Por otro lado, las tortillas también podrían merecer su propia tienda. Su grosor, de unos 3mm, cumple con todos los requisitos científicos de maleabilidad que permite hincar el diente sin que se rompa ni se salga el relleno.

La sección de postres es un compendio de cursis oraciones que sorprenden en la sobremesa. El arrocito de mi corazón, la fusión del arroz con leche y las fresas con crema podrían curar cualquier depresión. Vegetariano o carnívoro, no hay que pensar mucho si esta agua pasa por tu casa.

Por Natalia Silva

Publicado

Nombre del lugar Cate de mi Corazón
Contacto
Dirección Baja California 295
Condesa
México, DF

Horas de apertura Lun-mar 1-10pm, mié-sáb 9:30am-10pm, dom 9am-6pm
Transporte Metro Chilpancingo
Precio Consumo promedio por persona $100

You may be interested in:

Average User Rating

1 / 5

Rating Breakdown

  • 5 star:0
  • 4 star:0
  • 3 star:0
  • 2 star:0
  • 1 star:1
LiveReviews|1
2 people listening
CiudadaniaX .

La comida:

Probamos algunos platillos, la sopa de tortilla está muy bien, en una porción modesta, el sabor es bastante aceptable. Los tacos individuales pueden ser algo elevados de precio para la calidad del alimento que recibes. Un (1) taco de rajas con elote costó +-$22.00 pesos, un taco (1) mole con jamaica -el cual fue realmente repugnante- costo aproximadamente $38.00 pesos.

Un familiar pidió un platillo llamado “Mulatas Vegetarianas”, y la chica le entregó un plato llamado “Mulatas Veganas”; el sabor era terrible, el mole parecía de tetrapack (parecía más chocolate con agua; dulce y soso), el relleno de plátano macho tenía un sabor como de echado a perder, quiero pensar que era por la combinación de la cebolla...

Otro familiar pidió una “exquisitez” de la cocina más acendrada: “Torta de chilaquiles”... un platillo elemental y torpe, a un costo de $114.00 pesos.

Pedimos cervezas y nos las negaron, alegando que había “Ley Seca”. Nosotros les informamos que la ley era sólo para venta de bebidas en tiendas, pero que estaba autorizado que los restaurantes vendieran cerveza con alimentos ese día. Los empleados dijeron que la dueña les dijo que no vendieran cerveza... a la salida de esta fonda vimos varios restaurantes donde los comensales tomaban cerveza con sus alimentos...

La ubicación:

No tiene lugar para estacionarse, está ubicado en una esquina muy transitada por autos y camiones, por tanto, el ruido y el humo hace muy incómodo comer afuera, (véanlo en google maps) además de peligroso. En el interior hace demasiado calor, el lugar es muy pequeño e incómodo, no aguantarás estar sentado más de media hora en unas sillas duras de madera, algunas mesas están rotas y ni pienses en ir con más de dos personas, será un desastre total. La decoración queriendo pasar por original e innovadora es mediocre. La puerta del baño es corrediza, y está frente a las pocas mesas internas, de modo que se puede escuchar todo... sólo hay un sanitario para mujeres y hombres...





El servicio:

Nos atendió una chica amable, sonriente y de cabellos largos que durante todo el tiempo estuvo mascando chicle. El tiempo ha sido regular en la preparación de los alimentos. Parece que es mejor pedir cosas sencillas para estar bien. Yo vería este negocio un poco más como cafetería que como restaurante. Ya les conté que trajeron otro platillo por error. Había música en volumen alto que hacía difícil la comunicación entre nosotros. (música caribeña).

Resumen:

Un lugar incómodo, ya sea dentro o fuera de esta fonda; algunos alimentos de pésimo sabor (excepto la sopa de tortilla), servicio regular e improvisado, precios altos para la calidad del alimento que recibes y la tristeza de ver a mis invitados decepcionados, frustrados y con ganas de ir la próxima vez a la “Vid Argentina” que está enfrente ...