La Chirindonguería

Restaurantes, Pizza Centro Histórico
  • 2 de 5 estrellas
  • 3 de 5 estrellas
(1Crítica)
1 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/6
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/6
Foto: Alejandra Carbajal

Visitar La Chirindonguería es todo un suceso. Si no eres asiduo al centro, llegar es un poco complicado y, al primer vistazo de la calle en donde está, es imposible creer que un restaurante de ahí pueda expedir comida sin que te dé la venganza de Moctezuma. Esta pizzería lo logra.

Desde fuera, decoración del lugar parece bastante alternativa: muebles viejos, un techo a punto de caerse, una consola, y un par de bancas de madera en las que hippies posmodernos y rockeritos bohemios esperan hasta 40 minutos para que una de las ocho mesas del local se desocupe.

El menú abre con entradas como focaccias, tablas de quesos y ensaladas, las cuales pasan desapercibidas después de esperar tanto tiempo.

De inmediato pedí lo que, según el menú, es el platillo estrella de la casa: la chirindonga. Se trata de una especie de cemita defeña que parece tener el tamaño de una torta cubana con huevo extra. Con la tripa rugiendo cual rey león, es inevitable no emocionarse una vez que está frente a ti. La sorpresa fue que, en cuanto pasé el cuchillo justo en medio, el manjar de dimensiones obscenas se transformó en ese sándwich que casi nunca te comías a la hora del recreo. Es más pan que carne y vegetales. Aunque no sabía mal, quedé desilusionado al grado AMLO cuando perdió las elecciones. Eso sí, el pan lo hornean ahí.

Decidí concederles el beneficio de la duda: algo tenía que tener de bueno el lugar para que la gente estuviera dispuesta a esperar tanto por una mesa.

Llegó (tarde) una pizza de jamón serrano con jitomate y arúgula acompañada de su bebida especial: el tinto de verano. No sé si fue mi pérdida de fe, pero simplemente no sentí fuegos artificiales en la boca.

Quizás las personas en espera se deben a que es uno de esos lugares en los que la charla es tan intensa y entretenida, que deja en segundo término la exquisitez de la comida.

Por cierto, la explicación del nombre es más sencilla de lo que piensas. Se llama así porque, un buen día, el dueño visitó un pueblo donde le explicaron que “chirindongo” es un sinónimo de chido.

P.D. Cobran 3% de comisión al pagar con tarjeta.

Por Daniel Herranz

Publicado

Nombre del lugar La Chirindonguería
Contacto
Dirección Iturbide 31
Centro
México, DF

Horas de apertura Lun-dom 2-10pm
Transporte Metro Juárez
Precio Consumo promedio por persona $200

You may be interested in:

Average User Rating

3 / 5

Rating Breakdown

  • 5 star:0
  • 4 star:0
  • 3 star:1
  • 2 star:0
  • 1 star:0
LiveReviews|1
2 people listening
No Soy G

Me queda claro que la persona que hizo la reseña no sale de la condesa (o la roma) y mucho menos se transporta en metro. No es nada complicado llegar, el lugar está a una cuadra del metro Juárez y a dos de una estación de ecobici, si bien la calle no es la más linda que existe, uno sabe que por esa zona hay una decadencia que no cualquiera puede apreciar. Son calles que no todos se atreve a caminar, pero vamos, cualquiera que haya recorrido el centro fuera del primer cuadro sabe que de eso va. El centro no es un lugar para pusilánimes.

En cuanto a los alimentos… Las chiris son una buena opción para aquel que no posee gran presupuesto y mucha hambre, yo pedí una chiri de berenjena y el queso de cabra se desbordaba, la verdad no creo que las porciones estén mal servidas. Para acompañarla la jarra de clericot es una gran opción si tienes suerte hasta una frambuesa te puede tocar. En resumen, para mi es un gran lugar, sin cero pretensiones y una gran relación calidad /precio.