Anti Fine Dining

  • Restaurantes
  • Roma
  • 5 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
  1. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  2. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  3. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  4. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  5. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  6. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  7. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  8. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  9. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  10. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  11. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  12. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  13. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
  14. Anti Fine Dining
    Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

5 de 5 estrellas

Fuimos a comer con las manos a Anti Fine Dining. Aquí te contamos.

Te advertimos que cuando vayas a Anti Fine Dining vas a ver moscas por todos lados. Pero será porque estas mosquitas son las mascotas del restaurante, y comunican, con humor, el concepto.

Vamos por partes: ¿Anti Fine Dining está en contra –y va en contra- de todos los fine dining?, no. De hecho, replica el servicio impecable, la loza y la cristalería preciosas y el diseño esmerado que caracteriza a los restaurantes más acá. La diferencia es que ahí sí puedes asistir de tenis y jeans y cenar mientras escuchas los éxitos pop.  

Y así como irreverente, el lugar es riquísimo. Prueba de ello es la Patricia, una infladita de terrina de pata, que llega a tu mesa junto con las indicaciones del chef Alfredo González: para la primera mordida, cómetela con las manos. Después, usa la cuchara para romperla, aplastara y acabar con ella.

También con las manos nos comimos las chilacas rellenas de tocino, requesón y salsa de sésamo negro, que se sugieren con unas gotitas de limón y que te obligarán a chuparte los dedos tras cada mordida (porque en Anti Fine Dining, los modales se quedan en la puerta). Otro imperdible es el Risueño, un risotto con salsa de codzito, alioli de tinta de calamar, una yemita y mejillones. Este risotto, que debes de mezclar para integrar los sabores, se sirve con unas rebanadas de pan de masa madre atascadas de mantequilla, y deliciosas.

Y para beber, los cocteles de autor no tienen pierde, como el Mesa de Parota: aserrín de hojas de higo infusionadas con vodka, jugo de zanahoria, y un acabado muy fino de jerez fino (sic.).

Total que el Anti Fine Dining sí es muy fine, pero también es refrescante porque aquí sí te puedes sentir cómodx, pedir limón extra y comer en tu mesa de manteles largos.

Te recomendamos: Migrante

Andrea Vázquez
Escrito por
Andrea Vázquez

Detalles

Dirección
Orizaba 76
Roma
Ciudad de México
06700
Contacto
5513138495
Transporte
Metrobús Álvaro Obregón
Precio
Consumo promedio por persona $800
Horas de apertura
Mar-sáb 1:30pm-12am, dom 11am-6pm.
Publicidad
También te puede gustar