Arde

Restaurantes, Cafés Piedad Narvarte
3 de 5 estrellas
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
7/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
8/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
9/9
Foto: Alejandra Carbajal

Time Out dice

3 de 5 estrellas

Un recorrido por las bebidas y sabores que caracterizan a la cultura mexicana.

Las ollas hierven, el metate genera fricción y las manos entran en calor con la masa: todo arde. Y cuando los elementos arden, surge la magia. Así es el concepto de este lugar en la Narvarte, colonia que no ha sido invadida por la modernización y donde aún rondan detalles del siglo pasado.

Arde es una barra de bebidas tradicionales mexicanas. Los socios creen rotundamente que la gama de bebidas tradicionales debería tomarse cotidianamente en la ciudad, y no solamente cuando vacacionamos (aka: Oaxaquing, tomando #tejate + foto inspiradora).

Es así como este rinconcito al aire libre, rodeado de vegetación y con unos coquetos focos de colores, te permite disfrutar cacao con agua o leche, a base de maíz y toques de canela, con granos surtidos por Macondo, una chocolatería de Teotihuacán, y todo servido en tazas de cerámica elaboradas por la artista mexicana Laila Salomón.

Inicié con el atlaquetzalli de cacao, hoja santa, flor de magnolia, pimienta y toque de chile, bebida antiguamente conocida como agua preciosa y vendida por una ahuiani (alegradora prehispánica). Resultó tan aromático y florido como un ramo, equilibrado con el suave cuerpo del cacao.

La bebida de la casa, el tascalate, llegó en un coqueto tono naranja y bien equipada con café espresso para abrir los sentidos: el café lo traen de Ixhuacán de los Reyes, Veracruz, una opción agradablemente especiada por la semilla del achiote. Y para acompañar, los hot cakes servidos con mermeladas hechas en casa; la de manzana dio un aspecto muy dulce, casi como postre mañanero, mientras que la de nopal asentó lo azucaroso.

De puro antojo me fui por los tecolotes, esas maravillosas variantes del mollete servidas con chilaquiles. El desayuno es el fuerte, prácticamente no hay menú de comida, pero puede tocarte algún evento de fin de semana en el que preparen cochinita pibil horneada.

Arde es experimentación y mucho afecto a la cultura mexicana, se nota desde el molino con el que quieren hacer su propio cacao.

Por Regina Barberena

Publicado

Detalles

Dirección Obrero Mundial 593
Narvarte
Ciudad de México
03000
Transporte Metrobús Dr. Vértiz
Precio Consumo promedio por persona $150

Los usuarios dicen

0 comments