Braco

  • Restaurantes
  • Roma
  • precio 3 de 4
  • 3 de 5 estrellas
  1. Foto: Noe Toledo
    Foto: Noe Toledo
  2. Foto: Noe Toledo
    Foto: Noe Toledo
  3. Foto: Noe Toledo
    Foto: Noe Toledo
  4. Foto: Noe Toledo
    Foto: Noe Toledo
  5. Foto: Noe Toledo
    Foto: Noe Toledo
  6. Foto: Noe Toledo
    Foto: Noe Toledo
  7. Foto: Noe Toledo
    Foto: Noe Toledo
  8. Foto: Noe Toledo
    Foto: Noe Toledo
Publicidad

Time Out dice

3 de 5 estrellas

El nuevo restaurante del chef tabasqueño Aquiles Chávez, con una propuesta totalmente estacionada en cocina mexicana a las brasas y comal.

Tabasco es una referencia cultural y gastronómica, un estado rico en producción agrícola y pesquera. A partir de estas fortalezas, el oriundo de ese estado y reconocido chef Aquiles Chávez abrió Braco, un espacio destinado a los platillos mexicanos a las brasas y al comal (he ahí la alusión del nombre).

Lo que antes era un afrancesado Mexsi Bocu con candelabros y tonos pastel, es ahora un traslado a tierras tabasqueñas con interior de ladrillo y tabique. Rodeado de plantas, espacios al aire libre y comales de barro colgantes, Braco es elegante sin quitarle el descanso informal; sumamente iluminado de día y romántico al caer la noche por los foquitos.

Del comal y otras entradas llegó la tlayuda de brisket, armada con frijoles bien sazonados (que se antojaron en mayor cantidad) y quesillo; la carne fue un primer acierto con toque ahumado, nada seca, cuyo potencial se alcanzó con el acompañamiento de chapulines.

Los tacos duros de chamorro de puerco en tres salsas se arrimaron por el mero antojo de probar la guacasalsa, que una vez combinándose con las salsas roja y verde perdió poder y no aprovechó al cien la cremosidad de los aguacates, aunque cumplió con el cometido de sazón. El aplauso salsero se lo llevó la de miltomate: cama para un par de calabazas rellenas de requesón; una fresca, versátil y grata sorpresa vegetariana en este espacio de carnes.

La cañita de res se presentó con el término esperado, denotaba una preparación a brasa baja cuyos humos dejaron la carne tierna y suave; resulta una opción adaptable a cualquier paladar, lejos de complicaciones

Hasta el postre atraviesa un proceso con carbón. Tal es el caso del pastel de queso manchego, que a pesar de sentirse “quesosamente” bajo, se remarcó con una interesante compota de higos parrillados con el respectivo sentido carbonizado.

De los lugares bajo apertura de Aquiles Chávez, Braco es la mención tabasqueña en la ciudad con colores y sabores que abrazan un recetario de influencia prehispánica y con mucha historia de por medio.

Escrito por
Regina Barberena

Detalles

Dirección
Durango 359
Roma
Ciudad de México
06700
Contacto
55 3099 4920
Transporte
Metro Chapultepec, Metrobús Durango
Precio
$500
Horas de apertura
Lun-mié 1-11pm, jue-sáb 1pm-12am, dom 1-6pm
Publicidad
También te puede gustar