Café Curado

  • Restaurantes
  • Roma
  • precio 1 de 4
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
  1. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  2. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  3. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  4. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  5. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  6. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  7. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  8. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  9. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  10. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  11. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  12. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  13. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  14. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  15. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  16. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  17. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  18. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Una pareja de norteños –Baja California y Tamaulipas– se aventuró a probar suerte a la CDMX, y es así como nació el concepto; “curado”, una palabra usada en sus rumbos para referirse a algo que es bueno o divertido. Esto se traduce en un pequeño local en la Roma con barra de café y algunas mesas en el exterior con tablas de ajedrez, para que acompañes una bebida con un elegante juego de mesa y destreza.

El menú abarca café, tés, tisanas, bebidas e infusiones en frío; como la velvet soda de maracuyá y el royal tonic; cervezas artesanales como Bocanegra y Cucapá, para que las corees con algún postre, croissant, galletas o un deleitoso desayuno de burritos.

Aunque era de mañana, no me resistí a un cold brew con café de Finca del Estribo (Veracruz), era de acidez media, dulzor elevado y notas predominantemente frutales, lo sirvieron en frío, con leche y mucha cafeína. Esta bebida fue la escolta de unos chilaquiles en salsa roja con crema y queso de cabra con ceniza. Es un platillo que, aunque típico y convencional, logró una gran intensidad de sabor e hizo la diferencia con su combinación de ingredientes.

El postre también llega en el desayuno y qué mejor si lleva café. Ese día contaban con helado de clavo hecho en casa, le pusieron una doble medida de expreso y obtuvimos un affogato, intenso y aromático en el café, aunque demasiado sutil en cuanto a la especia.

Para terminar, pedí un tradicional carajillo con ralladura de naranja, resaltó el calor alcohólico, pero la ralladura me dejó un retrogusto fresco y frutal, perfecto para limpiar el paladar de cualquier otro sabor. El vaso lo sirven sobre una base de madera, estilizada con rayas doradas que forman rombos; el mejor día para probarlos son los viernes, pues es cuando se arma la Noche de carajillos, anótalo en tu lista de pendientes urgentes.

La variedad de bebidas es extensa, la comida supera las expectativas de una cafetería y puedes aprender sobre el café que vas a beber. Aunque el menú te parezca muy tradicional, encontrarás que en la decoración y en sus productos siempre hay sensaciones, sabores, texturas y combinaciones únicas; quizá el concepto responde a la Enciclopedia de los sabores, cuya rueda ilustrada colocaron a modo de cuadro en una de las paredes. No hay mejor manera de describir la experiencia: sí...está curado.

Escrito por
Ana Luna

Detalles

Dirección
Sinaloa 10
Roma
México, DF
06700
Contacto
7589 9060
Precio
Consumo promedio por persona $200
Horas de apertura
Lun-dom 8am-8pm
Publicidad
También te puede gustar