Café Ruta de la Seda Miguel Ángel de Quevedo

  • Restaurantes
  • Santa Catarina
  • precio 1 de 4
  • 3 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
  1. Foto: Pablo Mata
    Foto: Pablo Mata
  2. Foto: Pablo Mata
    Foto: Pablo Mata
  3. Foto: Pablo Mata
    Foto: Pablo Mata
  4. Foto: Pablo Mata
    Foto: Pablo Mata
  5. Foto: Pablo Mata
    Foto: Pablo Mata
  6. Foto: Pablo Mata
    Foto: Pablo Mata
Publicidad

Time Out dice

3 de 5 estrellas

Cuando un restaurante tiene éxito, sobre todo en la CDMX, tarde o temprano sucede lo inevitable: su capacidad se ve rebasada. Muchos restaurantes no tienen capacidad de reacción, así que su calidad se comienza a deteriorar. Y otros pocos, como Café Ruta de la Seda, toman el toro por los cuernos y lo solucionan. En este caso, ante la altísima demanda de té de calidad, pan dulce delicioso y emparedados bien servidos, fue abrir una nueva sucursal.

El nuevo lugar es mucho más amplio que el original. Cuenta con dos vitrinas donde presumen su dominio sobre la masa y el azúcar. Su carta es extensa, desde opciones para desayunar, como el waffle (gofre) belga, los huevos en cazuela y la tostada de plátano, hasta los infaltables sándwiches de diferentes nacionalidades. Está el cubano con pierna y jamón; el japonés con challah, salmón y wakame; el turco con berenjenas asadas; y entre otros, el francés con mantequilla y jamón. Además de los típicos hummus, salmón y burrata para compartir.

Mención aparte merecen los tés, por los que se bautizó a este negocio en primer lugar. Té negro, chai, Gyokuro, Sencha, Oolong, y el preciadísimo Pu erh (rojo); todos en su jarrita de cerámica que alcanzan para dos o tres refills.

También hay que hablar de su repostería. Desde opciones originales como el mousse de mascarpone, el bizcocho de chocolate con mousse de maracuyá o el pastel de chocolate con cerezas, hasta los diferentes panes y pasteles con matcha. No debemos olvidar que este fue uno de los primeros conceptos en ofrecer el ahora omnipresente pastel de té verde, a mediados de la década pasada. Ahora el matcha aparece en conchas, éclaires y hasta en croissants.

Lo mejor de todo: esta sucursal es aún relativamente desconocida. No se atasca como la primigenia y el personal es muy esmerado. La cercanía al Parque Santa Catarina de la sucursal original puede tener su encanto, pero que aquí se respira mejor.

Escrito por
Pablo Mata

Detalles

Dirección
Ayuntamiento 110
Santa Catarina
México, D.F
Esquina con
Miguel Ángel de Quevedo
Contacto
5484 8228
Precio
Consumo promedio por persona $100
Horas de apertura
Lun-dom 8am-10pm
Publicidad
También te puede gustar