CERRADO: Lado B

Restaurantes Roma
3 de 5 estrellas
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
7/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
8/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
9/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
10/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
11/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
12/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
13/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
14/15
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
15/15
Foto: Alejandra Carbajal

El nombre de este restaurante no es precisamente un término moderno, cambiar un casete del lado a al b hace mucho que quedó en el pasado. La expresión permanece en nuestro lenguaje para referirse a un cambio o a darle la vuelta a una idea central; también puede tener una connotación sexual, pero este no es el medio ni el momento para tocar el tema.

Este restaurante propone romper la cotidianidad de las cocinas de la CDMX. Partiendo de esa idea, me pareció curioso que en el mismo local se encontraba La Marseillaise, un restaurante de cocina francesa muy tradicional —y muy bien hecha— que por cierto voy a extrañar. Ahora como Lado B aún conserva parte del interiorismo (la barra y las lámparas deben permanecer justo como están) y la distribución; pero como una intervención casi intencional, el mobiliario y el menú pasaron del A al B.

Sin dejar que la nostalgia acaparara mi juicio me di una vuelta por la carta, con una ilustración de Frida por un lado y de Einstein del otro, con una notoria distancia abismal de lo tradicional, jugando con productos del norte del país, recetas de por aquí y de por allá y nombres de platillos en actitud juvenil, quizás un mejor enfoque para la Roma. No encontré una línea clara en el concepto culinario, ¿se habrán ido muy lejos para romper el esquema?

El apartado de entradas tiene el matiz norteño que te comentaba, con predominancia marisquera; me convenció el aguachile rojo de camarón, especiado con paprika y enchilado con piquín, serrano y chile de árbol; congruente el balance de salado y ácido, aunque cambiaría las frituras de wonton por alguna tostada o crujiente de maíz, al rey lo que es del rey.

Ni las sopas del apartado “Arrancando motores” ni las pastas de “Gracias, Marco Polo”, opacarían a “El mero mole de los carnívoros”, mucho menos a el burrito que quiso ser pato; la ternura y el antojo que sentí me obligaron a pedirlo. La historia del burrito es triste porque nunca llegó a parecerse a un pato, pero como lo que importa es lo de adentro, te alegrará saber que le ponen mucha carne de pato deshebrada, que no se reseca si agregas una cucharada de la salsa de ciruelas y que si echas a volar tu imaginación la ensalada que viene debajo parece pasto fresco, donde el burrito echa la siesta. Un platillo bien logrado porque responde al objetivo del menú y el restaurante.

Me gustó que fuera difícil predecir los platillos, se me antoja volver cuando necesite un lugar casual con comida rica y no solo cumplidora, llegar con un grupo de amigos y poner los platillos al centro, ojalá que al menú le lleguen cambios periódicos y más arriesgados. La experiencia de comer en Lado B llamó mi atención, hay que ir en jueves por el 2x1 en cocteles que preparan con sotol y el domingo por la discada estilo Chihuahua.

Por Bernardo Robredo

Publicado

Nombre del lugar CERRADO: Lado B
Dirección Álvaro Obregón 179
Roma
México, DF
06700
Horas de apertura Lun-mié 1:30-11pm, jue-sáb 1:30-11:45pm, dom 1:30-6pm
Transporte Metrobús Álvaro Obregón
Static map showing venue location
LiveReviews|0
1 person listening