CERRADO: Livorno

Restaurantes, Italiana Polanco
Recomendado
  • 4 de 5 estrellas
3 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
7/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
8/9
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
9/9
Foto: Alejandra Carbajal

El poder de la cocina siciliana está en esta elegante terraza de Campos Elíseos con vista a Reforma. Su distinción se basa en el aire mediterráneo que le brinda la madera, las enredaderas que cuelgan de las vigas en el techo, las copas lustradas, las servilletas de tela blanca y la gran iluminación gracias a sus amplias ventanas.

El servicio es de primera. Desde que llegas, un mesero te recibe con gusto y te ofrece la mesa que tú prefieras. Esto y la ambientación lo convierten en un excelente lugar para llevar a cabo una comida de negocios.

La carta de alimentos es breve y podría parecerte muy clásica si ya conoces de cocina italiana, pero la sopresa llega al probar los platillos.  

Para iniciar pedimos el carpaccio di manzo, por recomendación del mesero. La presentación es excelente porque han dispuesto en un plato las delgadas rebanadas de filete de res como los pétalos de una flor, que aunque clásico, muy bien trabajado; encima lleva una vinagreta de mostaza, parmesano rallado y en lajas, lonjas de mozzarella y arrúgula aliñada, mucho más que simple decoración porque todos los sabores embonan increíblemente. Definitivamente esta es la entrada que se debe pedir y es ideal para ponerlo al centro de la mesa para compartir, y por qué no, decorar la ocasión.

Luego, una de las especialidades llegó a la mesa: el sombrero frito. Se trata de una empanada con forma de sombrero con pasta crujiente, el relleno es similar al de un simple calzone, pero lleva burrata (queso cremoso de leche de búfala) extremadamente fresca y poco grasosa. 

La calidad de los platillos parecía ir en aumento y faltaba lo mejor: el risotto porcini. Es crujiente en la boca, su textura es cremosa (sin haberse resecado) por el queso parmesano y salado justo en la medida perfecta, el vino blanco se impregnó en cada grano de arroz. Por encima le ponen trufa negra, el sabor es explosivo y no pides más en la vida que tu plato sea interminable. Si eres fan de los risottos, aquí te van a sacar las lágrimas.

Cuando llegó el momento de comer el plato fuerte, elegimos el rib eye al tartufo, un platillo ganador en montaje y sabores, pero la trufa fue tímida y el gravy demasiado tradicional. Es un platillo típico que se puede probar en un restaurante italiano o de otro género, sin dejar de ser bueno en su cocción y conjunto de sabores. 

No podía faltar la pizza. Prueba la de quattro formaggi (cuatro quesos) con gorgonzola, parmesano, ricota y mozzarella; aunque el gorgonzola (queso azul italiano) es muy fuerte, no opacó a ninguno de los otros y la masa es delgada y crujiente.

No quedaba espacio para nada, pero al postre no se le niega el último hueco en el estómago. Nos fuimos a la segura con el cascata di cioccolato, un fundente de chocolate, tibio y liquido por dentro, con su respectivo helado de plátano. Un excelente cierre de Livorno y de un viaje a Sicilia. 

En este lugar te saben hacer feliz con la vista y el estómago. Es una terraza que debes considerar visitar cuando tengas ganas de buena comida italiana y largas platicas con la familia o los socios. 

 

Por Bernardo Robredo

Publicado

Nombre del lugar CERRADO: Livorno
Contacto
Dirección Campos Elíseos 295
Polanco
México, DF
1560
Esquina con Julio Verne
Horas de apertura Lun-mar 1-11pm, mié-sáb 1pm-2am, dom 1-7pm
Transporte Metro Auditorio
Precio Consumo promedio por persona $600

You may be interested in:

LiveReviews|0
1 person listening