Coffice

  • Restaurantes
  • Roma
  • precio 1 de 4
  • 3 de 5 estrellas
  1. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  2. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  3. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  4. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  5. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  6. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  7. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  8. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  9. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  10. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  11. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  12. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

3 de 5 estrellas

En la oficina recibo llamadas, correos, mensajes de WhatsApp y surgen juntas, pláticas con los colegas y pendientes exprés que me obligan a quitar la mano del teclado y el ojo de la computadora. Como editor de secciones necesito concentrarme en escribir mis reseñas y revisar los textos que recibo de mis colaboradores para que te llegue el ejemplar del mes con la información más valiosa. El cierre editorial está encima y requiero enfoque. Supe de un nuevo espacio de coworking que sirve buen café y desayunos y convencí a mi editora en jefe, Mariana Guillén, de permitirme una mañana de escape. Me encuentro en Coffice, serio frente a mi computadora con tres cafés encima, los correos revisados y disfruto la oportunidad de reseñar en vivo y platicarte la experiencia de trabajar aquí.

Me encontré con los dueños y los colaboradores del lugar; son Rodrigo Gamba, Isabel Duchesneau, Andrea Méndez y Katia Aguilar, quienes atienden, cocinan, sirven, imprimen y están al pendiente. Es un lugar pequeño, como estar en casa, con tres salas —sin contar la recepción donde también te puedes instalar, una tiene sillones y barra de trabajo con enchufes, las otras dos funcionan como espacios para juntas, en una hay pantallas y en la otra una pared blanca para proyectar.

Pedí un paquete quickie que me incluye tres horas de trabajo y un platillo sencillo de desayuno con café, para elegir entre cereal, fruta, yogur o avena, por $100. Aparte pedí un expreso e Isabel me cuenta que es de una mezcla especial de la casa con 70% de granos de Chiapas y la otra de Coatepec, Veracruz; brioso y de baja acidez. Además un wrap de huevo con champiñones, gouda, jamón de pavo y humus, muy casero, deliciosamente gratinado y llenador. Tanto el quickie como el básico ($30 la hora) tienen café y té ilimitado, el paquete workaholic (llega Andrea con lo que mandé imprimir) te permite estar todo el día, usar un locker y 10% de descuento en todos los alimentos por $180. Hay tostadas de aguacate, salmón o mermelada que hacen en casa, smoothies de açaí y otras frutas, ensaladas y opciones vegetarianas y sin gluten.

Es un proyecto que Rodrigo y sus socios quieren expandir, por lo pronto date la vuelta a conocerlos aunque sea para tomar un café, ver tu serie de Netflix (con audífonos) o revisar tus redes sociales. La vista a la Cibeles es relajante, pero no hay plazo que no se cumpla y debo volver a la oficina.

Escrito por
Bernardo Robredo

Detalles

Dirección
Plaza Villa de Madrid 9
Roma
Ciudad de México
06700
Transporte
Metro Insurgentes
Publicidad
También te puede gustar