Comal de Piedra

Restaurantes, Mexicana Roma
Recomendado
4 de 5 estrellas
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/11
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/11
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/11
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/11
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/11
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/11
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
7/11
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
8/11
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
9/11
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
10/11
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
11/11
Foto: Alejandra Carbajal

Un restaurante en la Roma con cocina mexicana de raíces y toque contemporáneo, obras del chef Othón Gayosso

Cocina justa e ingredientes de la madre naturaleza, una suma de elementos que componen el trabajo del chef Othón Gayosso en Comal de Piedra. Bajo la valoración de la comida mexicana contemporánea, este chef originario de la sierra norte de Puebla retoma los sabores del Valle de México y los eleva a la décima potencia tanto en degustación como presentación.

Vivimos tan abrumados en el mundo de las bebidas maquilladas en azúcar, que encontrar el balance ideal del trago artesanal parece un buen reto. Por suerte Comal de Piedra lo logró y formó cocteles que nos transportan a la era prehispánica: están el nool (abuelo en maya) con ron y notas dulces gracias al jugo de durazno; o el que lleva el nombre del lugar, un elixir oscuro hecho con carbón activado, mezcal, jugo de piña (misma que se tatema), jarabe de canela y sal negra.

Basta echarle una ojeada el menú para notar que lo mexicano está más que presente: echalote, huitlacoche, maíz criollo, frijol, queso cotija y camote asomados ante una historia culinaria de raíces. El clímax llega con un sorprendente taco de lengua cocida al alto vacío y salsa martajada sobre tortilla hecha a mano; puede seguirle una suave sopa de frijol con milpa que acentúa el elotito asado.

Entre los platillos fuertes hay un short rib braseado en cerveza (a veces es pale ale, en otras jagger) con huevo pochado al centro y muy bien acomodado en una cama de lentejas: el equilibrio más atinado de los sabores arrebatadores. Para irse tranquilo en la zona de lo conocido, el pollo de rancho en mole amarillito cumple con la irresistible fusión del dulce y picante.

Lleva por nombre lácteo y sí está fuera de órbita: el postre, obligatorio para culminar la comida, es un clásico reinventado de bizcocho de almendra, mousse de plátano con crema, crumble de mantequilla y está acompañado con helado (no olvides instagramearlo).

Cocina emocional y pasional que remite a la tradición mexicana sin excesos ni pretensiones, aquella que incluso combina hasta con el tabique en las paredes y la luz tenue en el interior del acogedor Comal de Piedra.

Por Regina Barberena

Publicado

Nombre del lugar Comal de Piedra
Contacto
Dirección Colima 65
Roma
Ciudad de México
06700
Horas de apertura Lun-jue 1:30-10:30pm, vie-sáb 9:30am-11pm, dom 9:30am-7pm
Transporte Metrobús Jardín Pushkin
Precio Consumo promedio por persona $500
Static map showing venue location
LiveReviews|0
1 person listening