Cuina

Restaurantes Roma
3 de 5 estrellas
Cuina, la nueva panadería en la Roma
1/12
Foto: Alejandra Carbajal
Cuina, la nueva panadería en la Roma
2/12
Foto: Alejandra Carbajal
Cuina, la nueva panadería en la Roma
3/12
Foto: Alejandra Carbajal
Cuina, la nueva panadería en la Roma
4/12
Foto: Alejandra Carbajal
Cuina, la nueva panadería en la Roma
5/12
Foto: Alejandra Carbajal
Cuina, la nueva panadería en la Roma
6/12
Foto: Alejandra Carbajal
Cuina, la nueva panadería en la Roma
7/12
Foto: Alejandra Carbajal
Cuina, la nueva panadería en la Roma
8/12
Foto: Alejandra Carbajal
Cuina, la nueva panadería en la Roma
9/12
Foto: Alejandra Carbajal
Cuina, la nueva panadería en la Roma
10/12
Foto: Alejandra Carbajal
Cuina, la nueva panadería en la Roma
11/12
Foto: Alejandra Carbajal
Cuina, la nueva panadería en la Roma
12/12
Foto: Alejandra Carbajal

Time Out dice

3 de 5 estrellas

¡Aviso amistoso! Trabajamos arduamente para ser precisos, pero estamos en tiempos inusuales. Por favor, antes de salir verifica que los lugares siguen abiertos.

Ya fuimos a Cuina, la nueva y súper golosa panadería de la Roma. Aquí te contamos

La expectativa de ir a Cuina era mucha: a tan solo unos meses de haber abierto, sus croissants cubiertos con chocolate y otras de sus piezas de pan ya estaban todo el tiempo en los feeds de Instagram. Y no es para menos, porque los panes, además de enamorar a la vista, están a cargo de los súper reconocidos Xano Saguer, cofundador y excodirector de la famosa escuela culinaria EspaiSucre en Barcelona, y la repostera Fer Prado (Gelatoscopio).

Xano Saguer tiene grandes planes para Cuina; aunque actualmente funciona solo como panadería, la idea es que en un futuro el lugar —haciendo uso de un espacio adicional al que actualemente ocupa— sea también restaurante, academia y salón para eventos. 

Así que llegué al lugar, ubicado en la planta baja de un edificio porfiriano precioso en la Roma. Cuina es como el speakeasy de las panaderías: nada anuncia su existencia; aunque el aroma a pan será tu mejor GPS cuando llegues a la esquina de Tabasco y Morelia. Así me detuve ante un edificio profiriano precioso, donde la vitrina repleta de panes —a la vista deliciosos—terminó por atarme: croissants, palmeras (a.k.a. orejitas), roles de manzana o de nuez y panes de masa madre.

Pregunté por varias piezas para decidir mi compra pero, para ser sinceros, la atención fue súper deficiente: no solo no me informaron, sino que me trataron mal. Terminé comprando una tarta que no quería, únicamente porque me dio flojera insistirle —amablemente, siempre— a la vendedora para que accediera a explicarme un poco. 

El pan es rico, sabe a mantequilla de la buena. Los ya famosos croissants de chocolate sí son la joya golosa que esperaba (chocolate amargo por fuera, cremoso y abundante chocolate por dentro). Y hay otros rellenos más propositivos, como el de mascarpone, que también vale la pena probar.

Hay que saber que los panes son muy, pero muy atascados. Si lo tuyo son las piezas de pan más ligeras y delicadas, quizá Cuina no será lo tuyo: la tarta de frutas —preciosa, por cierto— es total y absolutamente dulce, y la palmera es, casi, como darle una mordida a una barra de mantequilla. Nada de discreción aquí: pura abundancia a modo de carbohidratos. 

Lo que Cuina tiene de pequeño lo tiene también de bonito. Hay dos vitrinas que exhiben las piezas de pan, y nada más, pero todas ellas están acomodadas con pulcritud sobresaliente. Tras una de ellas, puedes ver las hogazas de pan de masa madre y algunas bolsas de galletas. La luz tenue y los acabados de madera del lugar lo hacen súper cálido; esfuerzo que se valora siempre, pero especialmente porque Cuina solo tiene servicio de pick up, y no por eso su diseño es menos esmerado. 

Ahora, y un poco a modo de apología que a lo mejor no le corresponde hacer a quien esto escribe: la atención sí fue deficiente, pero ese fue un acontecimiento que ocurrió en una sola visita. Probablemente, si es que regreso, el trato será otro, así que propongo darle a Cuina el beneficio de la duda.

Por Andrea Vázquez

Publicado

Detalles

Dirección Tabasco 46
Ciudad de México
06700
Transporte Metrobús Álvaro Obregón
Precio Consumo promedio por persona $100
Contacto
Horas de apertura Lun-dom 8:30-7pm
También te puede gustar