El Mono Cromático

Restaurantes, Cafés
  • 4 de 5 estrellas
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Gil Camargo)
1/8
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
2/8
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
3/8
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
4/8
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
5/8
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
6/8
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
7/8
Foto: Gil Camargo
 (Foto: Gil Camargo)
8/8
Foto: Gil Camargo

Después de visitar el Templo Expiatorio del Santísimo Sacramento, en Guadalajara, caminé un poco por la zona. Sin querer llegué a El Mono Cromático, una suerte de restaurante-café que se encuentra en la esquina de Miguel Blanco y Escorza.

El local llamó mi atención por su color amarillo huevo y el logo de un mono simétrico. Al entrar me percaté rápidamente del espacio, que si bien es pequeño posee un ambiente cómodo, como si fueras a comer a casa de tu mejor amigo. 

La carta no es nada rebuscada. Tienen desde chilaquiles con huevo y frijoles hasta hot cakes, pero su fuerte son los bagels, los cuales hornean en casa y están sazonados con albahaca, hierbas finas, tomate deshidratados o quesos.

Pedí un bagel de jamón ahumado con aceitunas, queso, pepinillos agrios y germen de trigo. Llegó acompañado de una ensalada de pepino, arúgula, jitomate y lechuga y una porción de chips de plátanos. En cada mordida descubrí el proceso casero de los ingredientes.

En la pared junto a mi mesa, había un librero lleno de juguetes, platos, loncheras, figuras de porcelana y de tela de monos. En sus mesas hay saleros, pimenteros y palilleros con forma de granjeros, que se complementaban con los detalles amarillos de las ventanas. Tras la pequeña barra encontré un pizarrón en el que un mono espacial te recomienda las especialidades y promociones.

Cuando la mesera vino a recoger mi plato, totalmente vacío, pregunté por los postres. Aquí fue cuando me arrepentí de no dejar un huequito. Cheesecake, brownies y pastel de plátano con chocolate (totalmente vegano) fueron nombrados, pero opté por un expresso con dos galletas horneadas en casa: una de chocolate con nuez y otra de vainilla que parecía una concha de caracol de color blanco y rosa.

Ya que el Mono Cromático se ganó mi corazón con un bagel y un par de galletas, regresé al siguiente día para desayunar. Llegué y pedí los chilaquiles monocromáticos con salsa verde y habanero, una quesadilla, frijoles y una porción de cochinita pibil, todo coronado con aguacate y queso, perfectos para la cruda.

Si van de paso tienen opciones para llevar, además de servicio a domicilio a cinco kilómetros a la redonda, así que no hay pretexto para probar las delicias de este chango de un solo color.

Por Gil Camargo

Publicado

Nombre del lugar El Mono Cromático
Contacto
Dirección Miguel Blanco 1449
Americana
Guadalajara
44160
Esquina con Escorza
Horas de apertura Mar-sáb 9am-10:30pm, dom 9am-4:30pm
Precio Consumo promedio por persona $150

You may be interested in: