El Mural de los Poblanos

Restaurantes, Mexicana
 (Foto: Bernardo Robredo)
1/5
Foto: Bernardo Robredo
 (Foto: Bernardo Robredo)
2/5
Foto: Bernardo Robredo
 (Foto: Bernardo Robredo)
3/5
Foto: Bernardo Robredo
 (Foto: Bernardo Robredo)
4/5
Foto: Bernardo Robredo
 (Foto: Bernardo Robredo)
5/5
Foto: Bernardo Robredo

La historia de Puebla narrada en murales a través de la visión de José Antonio Álvarez Morán, famoso artista plástico y pintor de Puebla. Son tres obras que recorren el comedor abierto a la luz del sol; son El Mural, Mural 5 de Mayo y Mural Dichos.

En El Mural aparecen personajes como Gaspar Henaine “Capulina” o el “Campeón del humorismo blanco”; también “Pepita” Albisúa, concedida La Cruz de Oro por sus óleos en miniatura; hasta Cuco el Guapo con su teclado, el robot musical creado en los laboratorios de la BUAP en la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas por Alejandro Pedroza y Domingo Vera. En El Mural 5 de Mayo están, entre otros, El Señor de la Bala en el Rostro, Ignacio Zaragoza y Benito Juárez. Finalmente Mural Dichos, una exquisita obra que permite jugar con ella a través de la interpretación de símbolos, personas y situaciones para traducirlos a dichos clásicos mexicanos: “el que come y canta, loco se levanta”, “le entró por un oído y le salió por el otro”, “se le hizo agua la boca” y hasta un “se cagó de la risa”, descubre cuántos reconoces mientras comes.

La comida es otro recorrido por Puebla pero a través de sabores locales, los insumos los compran a pequeños proveedores de la región y las recetas las recibieron de familias poblanas de varias generaciones. Un momento acertado para la visita es de mañana, por el menú de desayunos. Recibes de cortesía un plato de fruta, para que acompañes el café y el pan dulce que los meseros sortean.

Son siete tipos de huevos y si no eres poblano y con el afán de ilustrar tu paladar, ve por el rabo de mestiza, que son huevos pochados en caldillo de jitomate con rajas poblanas y un toque de queso fresco que aligera el sabor de las yemas; los revueltos con longaniza de Tepeaca llevan chile serrano y frijoles de la olla aparte, con un toque de epazote; o los mural, fritos sobre papas fritas y bañados en pipián verde o rojo a elegir. Después de la longaniza de Tepeaca no pude probarlos, pero a simple vista e instinto supe que los chilaquiles verdes con cecina de ésta casa son un lujo que cualquier ayunador que se respeta debe darse.

El menú de comidas y cenas sesga sólo lo suficiente los platillos autóctonos para definirles la personalidad de la casa. En la trilogía de cemitas, el chipotle dulce está capeado y relleno de queso con ayocotes —una variante de frijol de gran tamaño, con milanesa y pata de res en vinagre. El mole manchamanteles lleva piña y los tacos árabes son de cordero con jocoque, con la salsa tradicional de chipotle y especias. De acuerdo a la temporada llegan los chinicuiles, los escamoles, las hormigas chicatanas y el mole de caderas y espinazo de los Mixtecas.

El Mural de los Poblanos es explícito y congruente en lo que dice y hace, es uno de los recintos de nueva cocina poblana más relevantes de la ciudad; si visitas Puebla es un lugar que debes “tener entre ojos”, como lo dibuja el Mural Dichos.

Por Bernardo Robredo

Publicado

Nombre del lugar El Mural de los Poblanos
Contacto
Dirección 16 de Septiembre 506
Centro
Puebla, Pue.
72000
Horas de apertura Lun-dom 8am-11pm
Precio Consumo promedio por persona $400

You may be interested in:

LiveReviews|0
1 person listening