¡Ojo! Trabajamos arduamente para ser precisos, pero estamos en tiempos inusuales. Por favor, siempre verifica antes de salir.

Flavo 1/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 2/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 3/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 4/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 5/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 6/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 7/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 8/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 9/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 10/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 11/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 12/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 13/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 14/15
Foto: Alejandra Carbajal
Flavo 15/15
Foto: Alejandra Carbajal

Flavo

Las cenas pop up de los coolest kids on the block ya llegaron. Te contamos todo sobre Flavo

Por Andrea Vázquez
Advertising

El camino para la francesa Anna Condax y el chileno Ricardo Verdejo, fundadores de Flavo, ha sido algo atropellado: a inicios de 2020 ya tenían un lugar para poner Flavo y habían conseguido inversionistas. Decidieron tomarse vacaciones en sus países natales antes de firmar y dedicarse al 100% a su proyecto. La pandemia los agarró fuera de México.

Cuando pudieron volver habían perdido a sus inversionistas, pero no las ganas ni la intención de avanzar: “armamos el primer Flavo sin lana; nos prestaron loza, ¡hasta los muebles! y nos dieron los vinos a consignación. Entonces nos dimos cuenta de que, en adelante, los proyectos gastronómicos deben de basarse en la colaboración. Hay que trabajar con la banda, no con nuestros egos y pensando que somos unos cabrones.”, nos contó Anna.

Así, con la intención de resolver, Anna y Ricardo decidieron armar cenas pop up; el menú estaría basado en los productos de temporada, privilegiando siempre a los vegetales. Ricardo, que estuvo en la apertura de Cosme, ya le sabe a cuestiones de técnica culinaria. Anna, que le hizo de sommelier en Francia, es buenaza para elegir vinos naturales y mezcales artesanales y de producciones pequeñas.

El resultado es una experiencia honesta, cómoda, fraterna y cool. Ir a un pop up de Flavo es para disfrutar de mucho, no sólo de la comida. El personal es súper atento y cálido, Anna y Ricardo están todo el tiempo paseándose entre las mesas, explicando los platos y los vinos y puliendo los pasillos con algunos pasos de baile. Además, la barra abierta de donde ahora se aloja Flavo temporalmente permite ver cómo Ricardo dirige a todo su equipo de cocina y constatar que, a diferencia de muchos, él sí mete las manos.

Flavo es una joya porque a pesar de haber nacido de manera atropellada, sus fundadores nunca perdieron el hilo de lo que querían inicialmente: respeto por el producto, aprovechar la temporalidad, tener una buena relación precio-calidad, alejarse de los esnobismos y el bluff para presentar un menú y una experiencia completa que sea sorprendente, pero auténtica y cómoda. Todo, colaborando con sus colegas del sector. No más fine dining, el concepto es “dining fine”.

Durante los tres primeros meses de 2021, Flavo tendrá pop ups todos los jueves y sábados en Caimán, un bar que iba a abrir antes de la pandemia pero que tuvo que ponerse en pausa y que seguramente conoceremos una vez que las condiciones lo permitan. Pero, por sobre todas las cosas, éste es un proyecto en construcción; hay que estar al tanto de sus redes sociales para conocer los próximos eventos.

 Jué y sáb 7-11pm a partir de febrero de 2021. Reservaciones, ubicación y fechas por Instagram.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising