Frito y Cruel

Restaurantes Roma
3 de 5 estrellas
Frito y Cruel
1/7
Foto: Alejandra Carbajal
Frito y Cruel
2/7
Foto: Alejandra Carbajal
Frito y Cruel
3/7
Foto: Alejandra Carbajal
Frito y Cruel
4/7
Foto: Alejandra Carbajal
Frito y Cruel
5/7
Foto: Alejandra Carbajal
Frito y Cruel
6/7
Foto: Alejandra Carbajal
Frito y Cruel
7/7
Foto: Alejandra Carbajal

Time Out dice

3 de 5 estrellas

Frito y Cruel, el nuevo lugar de pollo frito y sándwiches en la Roma

Además de ser un referente de la música country, Nashville nos ha deleitado desde el siglo pasado —mayor precisión, en la década de los años 30— con la receta de pollo frito. Sin embargo, existe data de que los egipcios y los romanos ya hacían fritura; preparaban un plato de pollo con el nombre de pullum frontonianum, dorando en grasa las piezas del ave.

Lo que determina el sabor de esta delicia es el aceite con el que se prepara: de oliva, cacahuate o ajoljolí, que combinado con el tiempo y temperatura adecuados brindan el crunch perfecto, dejando por dentro la suavidad que necesita la proteína en cuestión. Y si a eso le sumas la variedad de especias y salsas que se agregan al empanizado, tendrás esta aportación a la glotonería mundial.

Para probar esta maravilla llena de calorías, toma nota de esta propuesta en la Roma que nació en 2020 y cuyo nombre me provoca curiosidad, mientras invita a gozar sin importar el sufrimiento. Tal cual, un gusto culposo.

Por no tener mayores pretensiones y por su sencilla decoración, este local me recuerda a la típica pollería de muros con azulejos de lustre blanco, pero Frito y Cruel me recibe con la agradable esencia de un corazón de pechuga empanizado, bien especiado y deliciosamente frito en aceite. A la entrada hay una barra con cocina abierta donde caben aproximadamente unos cuatro comensales que pueden deleitarse con pickles hechos en casa, que por cierto se encuentran a la venta.

Por eso de la sana distancia, yo opté por comer en la pequeña terraza que da a la calle. Te sugiero que no te sientes del lado del portón negro pues a cada rato la abren y la cierran y eso resulta incómodo.

La carta es muy sencilla. Hay tres sándwiches a elegir: primero el capeado de coliflor, en consideración a la gente que prefiere los vegetales. Después está el emparedado frito, que es el clásico con pechuga de excelente calidad, crujiente empanizado y ensalada de col encima. Por último, el sándwich cruel empanizado y sazonado —según me platica el mesero— con diferentes chiles como el de árbol, chicuarote y morita. Sin duda un alto contenido de picor, pero si eres mexicano de corazón, superarás sin problema esta prueba gracias al balance que existe en su fórmula. El pan está esponjadito y es elaborado todos los días con harina de sémola de papa por una panadería local. Tip: no tardes mucho en comértelo porque el aceite puede humedecer el pan y eso afecta mucho la textura.

Las guarniciones a elegir son los pickles, puré de papa, papas fritas o coleslaw (a.k.a ensalada de col). Para darle aún más sabores a tu paladar están las salsas y aderezos que van de la menos picante, como la mayonesa con habanero, hasta la salsa cruel con una increíble acidez que, aunque pica, te volverá loco. Si prefieres un sabor dulzón esta la honeymustard con cayenne pepper.

En caso de que vayas con más personas, comparte los chicken tenders. Te sugiero que los pidas bien escurridos para que disfrutes más su sabor, pues guardan mucho aceite —a mí se me cayó por completo el empanizado— y por ningún motivo olvides la miel que preparan para chopearlos: lleva maple, miel de abeja, Bourbon y una mezcla de chiles que está para chuparse los dedos… literalmente.

Para maridar esta sabrosura podrás ordenar una botella de sidra francesa. Cabe mencionar que deberás tener mucho estomago si solamente vas con tu pareja, porque la botella es de 750ml. Y no te vayas con la finta del precio que está en la carta, mejor pregunta antes para ahorrarte malas experiencias, como me pasó a mí. 

Me queda debiendo el postre, y no porque esté malo, sino porque aunque está anunciado en la carta, cuando yo fui ¡no tenían ninguno!

En conclusión, la falta de congruencia entre los precios de la carta y lo que te llega en tu cuenta y la no disponibilidad del postre hicieron de esta experiencia una mucho, pero mucho menos favorable de lo que yo esperaba.

Detalles

Dirección Colima 76
México
06700
Transporte Metro Niños Héroes, Metrobús Cuauhtémoc
Precio Consumo promedio por persona $300
Horas de apertura Mar-mié 1-9pm, jue-sáb 1-11pm, dom 12-6pm
También te puede gustar
    Best selling Time Out Offers