Incantatum

  • Restaurantes
  • Tacubaya
  • precio 1 de 4
  • 2 de 5 estrellas
  1. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  2. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  3. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  4. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  5. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  6. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  7. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  8. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  9. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  10. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  11. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

2 de 5 estrellas

Si quieres entrar hay que hacer reservación con tres días de anticipación, pero no se compara al tiempo que tuviste que esperar de un verano a otro para saber qué pasó con El niño que vivió.

La producción del primer piso es impecable, a media luz como en una taberna. Las mesas recuerdan al gran comedor del colegio Hogwarts de Magia y Hechicería; excepto que no están los alumnos de las casas Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin, sino amigos, parejas y familias. Al subir te encuentras carteles pegados con encantamientos y es donde tomarás tus pócimas con Lord Voldemort, representado en un maniquí bajo la réplica del cielo mágico del comedor.

El embrujo de Incantatum son los cocteles, vienen servidos en colores pastel o radioactivos, como la poción multijugos, en azul; la suma inquisidora, en rosa y el lago negro en azul cobalto. Pedí una cerveza de mantequilla por ser la especialidad de la casa, pero no tenía cebada ni lúpulo, sabía a refresco de cola con helado de vainilla. Por el contrario, la ensalada incantatum con aderezo de tamarindo no me decepcionó con su lechuga francesa y huevo cocido, el tamaño de la porción no era bruja, sino abundante.

De plato fuerte se me antojaron unas varitas olivanders; me dijeron que serían pequeñas, pero llegaron unos trozos gruesos de pechuga capeados y con mucha grasa. En general les falta mejorar la producción de alimentos, el concepto se presta para las presentaciones creativas, tomando en cuenta el anhelo vehemente de los comensales amantes de los personajes de Harry Potter, seguro que pronto desvanecerán las canastillas de plástico con un papel de china encima, así como los recipientes desechables para los aderezos. No me quedaron ganas de postre, pero sí de encontrarme en la próxima visita algún platillo que se equipare a los sortilegios que hicieron para encantarnos con Incantatum.  

Escrito por
Anabel Oviedo

Detalles

Dirección
Revolución 107
Tacubaya
México, DF
11870
Contacto
7587 8368
Transporte
Metro Tacubaya
Precio
Consumo promedio por persona $150
Horas de apertura
Mar-mie 2-10pm, jue-sáb 2pm-1:30am, dom 2-10pm
Publicidad
También te puede gustar