Lo de Julio

  • Restaurantes
  • Zona Rosa
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
  1. Lo de Julio
    Foto: Alejandra Carbajal
  2. Lo de Julio
    Foto: Alejandra Carbajal
  3. Lo de Julio
    Foto: Alejandra Carbajal
  4. Lo de Julio
    Foto: Alejandra Carbajal
  5. Lo de Julio
    Foto: Alejandra Carbajal
  6. Lo de Julio
    Foto: Alejandra Carbajal
  7. Lo de Julio
    Foto: Alejandra Carbajal
  8. Lo de Julio
    Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Conoce Lo de Julio, el restaurante que te hará sentir como en la casa de tu mejor amigo.

¿Tuviste un frasco de canicas en tu infancia? De esos de vidrio que ponías a contraluz para disfrutar de los colores. Creo que encontré el equivalente para la vida adulta: el vitrolero de aceitunas de Lo de Julio, que está ahí en la barra, lleno de aceitunas negras y verdes decoradas por ralladuras de limón eureka y alcaparrones. Y si verlas es una dicha, no se imaginan probarlas.

Este lugar es como ir a casa de tu cuate, ese que siempre tiene cosas ricas y que te recibe con los brazos abiertos: “¡vamos a lo de Julio!”; y cuando llegas, Julio enfría el vino y saca las botanas.

Lo de Julio está abierto para desayunos y comidas; nosotros pasamos a comer. Nos recibieron con un plato con panes de estragón y, qué bendición, un poco de aceitunas, necesarias para cuando veas el menú porque elegir tu entrada será tan difícil como escoger qué poner en Netflix. Nos fuimos por los corazones de lechuga rostizados que venían con una cantidad generosa de queso pecorino encima. Luego, la especialidad de la casa: un pollito rostizado con puré de papa y una ensaladita de coles de Bruselas. Y comerlo se siente como si tu compa Julio te lo preparara con su amor en su casa (claro: solo si tu compa Julio cocina súper bien. De hecho, como un profesional).

De postre nos echamos una delicia que reafirma mi percepción de este gran, gran lugar: una reinterpretación del bolillo tostado con azúcar, un bollito con crema de mascarpone e higos rostizados.

Para la sed, Julio, que también se entretenía de niño viendo los frascos de canicas y por eso hizo su absolutamente genial vitrolero de aceitunas, siempre tiene algunos vinos, chelas artesanales del increíble proyecto cervecero y citadino Monstruo de Agua, y cocteles. Definitivamente, cáele a Lo de Julio.

Andrea Vázquez
Escrito por
Andrea Vázquez

Detalles

Dirección
Oxford 35
Juárez
Ciudad de México
06600
Contacto
55 2345 2103
Transporte
Metro Sevilla
Precio
Consumo promedio por persona $400
Horas de apertura
Lun-mié 8-8pm, jue-sáb 8-11pm, dom 8-7pm.
Publicidad
También te puede gustar