Maíz de Cacao

Restaurantes, Mexicana Roma
3 de 5 estrellas
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
6/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
7/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
8/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
9/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
10/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
11/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
12/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
13/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
14/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
15/16
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
16/16
Foto: Alejandra Carbajal

Time Out dice

3 de 5 estrellas

¡Aviso amistoso! Trabajamos arduamente para ser precisos, pero estamos en tiempos inusuales. Por favor, antes de salir verifica que los lugares siguen abiertos.

Antojitos de la Huasteca en un rincón de la Roma, así llega Maíz de Cacao con una carta destinada a saborearse desde su lectura. Se asumen también como un centro de investigación y degustación del maíz y del cacao con el objetivo de llevar conciencia a través del paladar.

Las mesas son para compartir y en la cocina abierta, Chá y el resto del equipo se asoman entre ollas y comales de barro. Nixtamalizan, muelen y preparan las tortillas con maíz criollo, incluso me tocó ver cómo pelaban el cacao.

Al inicio llegaron unos esquites con chile seco y ajonjolí, montaña de tiernos granos y queso fresco con el picor que vigoriza a la lengua. De la sección tamalera agarré el chokotamali. Un tamal de maíz con trozos de nuez y canela que me recordaron a la calidez de una posada, con relleno de chocolate amargo para rematar la dulzura con fortaleza.

El cacao líquido para deleite de los amantes de este ingrediente: anatolia con agua; el chiste es pedirlo sin endulzar para agarrar todo su amargor y disfrutar las partes troceadas al fondo de la taza.

Doña Julia, una de las cocineras, nos dijo que uno no puede estar de malas porque el comal no jala, y así de sincera se siente la comida: es remembranza y tradición a bocados.

Por Regina Barberena

Publicado

Detalles

Dirección Córdoba 148
Roma
Ciudad de México
06700
Transporte Metrobús Hospital General
Precio $150
Horas de apertura Mar-dom 8:30am-8:30pm
También te puede gustar
    Noticias más recientes