Marne

  • Restaurantes
  • Cuauhtémoc
  • precio 3 de 4
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
  1. Marne, pan dulce adentro
    Foto: Alejandra Carbajal
  2. Marne, café en vitrina adentro
    Foto: Alejandra Carbajal
  3. Marne, pan crudo para hornear
    Foto: Alejandra Carbajal
  4. Marne, café filtrado
    Foto: Alejandra Carbajal
  5. Marne, Paco González el barista sirviendo café
    Foto: Alejandra Carbajal
  6. Marne, Paco Gutiérrez el barista hablando con clientes
    Foto: Alejandra Carbajal
  7. Marne, café panadería rica
    Foto: Alejandra Carbajal
  8. Marne, café y panadería
    Foto: Alejandra Carbajal
  9. Marne, pan dulce de sabores
    Foto: Alejandra Carbajal
  10. Marne, pan artesanal
    Foto: Alejandra Carbajal
  11. Marne, café flat white
    Foto: Alejandra Carbajal
  12. Marne, café flat white
    Foto: Alejandra Carbajal
  13. Marne, pan artesanal y café
    Foto: Alejandra Carbajal
  14. Marne, Ruth Olvera partiendo pan
    Foto: Alejandra Carbajal
  15. Marne, pan artesanal croissant y café
    Foto: Alejandra Carbajal
  16. Marne, huevos rancheros
    Foto: Alejandra Carbajal
  17. Marne, pan francés
    Foto: Alejandra Carbajal
  18. Marne, pan francés
    Foto: Alejandra Carbajal
  19. Marne, bagel con salmón
    Foto: Alejandra Carbajal
  20. Marne, libros de café
    Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Cafetería y panadería en la Cuauhtémoc con diferentes métodos de extracción y pan hecho al momento.

Menos es más, ley aplicada hasta para una taza de café, y en Marne es la filosofía que aterrizaron de pies a cabeza. Abierto recientemente y camuflado entre modernos edificios de la Cuauhtémoc, Marne se suma a la creciente ola de proyectos cafeteros que acogen al público con un breve menú que parece traído de las cocinas de autor y calidad en bebidas tradicionales muy lejos de sentirse aburridas.

El interior tiene esta vibra moderna y minimalista con una barra naturalmente iluminada, estantes que llenan las paredes y sillas altas para dejar correr el tiempo. El punto de exclamación es el mensaje “hola, tenemos muy buen pan y café”. ¿Te cae? Solamente compruébalo probando: darle una mordida a ese chocolatín recién horneado es vigorizante para el paladar, entre los tonos mantequillosos de la crujiente capa de pan acompañado del chocolate derritiéndose en cada rincón.

Cada cocina sus utensilios, pero aquí las personas tras la barra son armas experimentadas: un equipo traído de Grupo Olvera —Rut Salas en panadería, Paco González es el barista, y el chef es Pancho Ibañez, de los sartenes de Pujol y Eno—. Llegué diciendo que me gusta mucho el café y terminé aprendiendo sobre cafés naturales y lavados, mientras me acompañaba un drip con notas ácidas —como en cítricos— y textura amistosa a paladares nuevos en estos sabores. Por su frescura fue un buen acompañante del huevo con portobello horneado cuya salsa ranchera de toques tonos asados emparejaba con lo aromático de la hoja santa.

Si es legal tomar postre en el desayuno, hay que acudir al pan francés: es un apapacho caneloso en pan de caja remojado toda la noche en leche para que agarre fuerza, acompañado de compota de frutos rojos y una crema de queso de rancho (acidita, versátil y fresquísima) con un poco de hierbabuena. Este empató gratamente con un aterciopelado flat white.

Ya sea en una esponjosa concha de vainilla, o por el dorado del hojaldre, Marne usa el cariño en sus recetarios para demostrar que de la cafetería más casual a simple vista salen suspiros y migajas.

Escrito por
Regina Barberena

Detalles

Dirección
Río Marne 13
Renacimiento
Ciudad de México
06500
Transporte
Metrobús Reforma
Precio
Consumo promedio por persona $250
Horas de apertura
Lun-vie 7am-8pm, sáb-dom 9am-6pm
Publicidad
También te puede gustar