Maruca

  • Restaurantes
  • Polanco
  • precio 3 de 4
  • 3 de 5 estrellas
  1. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  2. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  3. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  4. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  5. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  6. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  7. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  8. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  9. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  10. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  11. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  12. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  13. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

3 de 5 estrellas

Por las tardes es mejor tomar un lugar en las mesas del exterior pues tendrás vista hacia Emilio Castelar, en esa parte de la cuadra que lleva al Parque de los Espejos y al Parque Lincoln. El lugar es muy sobrio visto de afuera, no quisieron caer en el cliché multicolores; son algunas decoraciones en el interior las que te darán pista de lo que hay. Encontré que la cocina del chef Humberto Cornejo tiene propuestas de alta cocina mexicana justas en sabor, presentación moderna, servicio excelente y precios que te hacen sonreír en la zona.

Es un error pensar que la cocina mexicana es una sola y al menú de Maruca lo veo como un puente entre la cocina tradicional mexicana con la contemporánea, entre las costas mexicanas y el resto de la geografía: en platillos como escamoles a la mantequilla, fideos secos o mole de chichilo negro; luego esos platillos como la ensalada césar –tijuanense– o la cecina de Yecapixtla y el huachinango a la veracruzana.

De las entradas comencé con un ceviche verde con pescado esmedregal, tierno, sin deshacerse, sabor característico y acidez nivelada; al final me faltó una cuchara para terminar con el jugo, pero llegaron los huazontles. Es un platillo que tiene su chiste: he de confesar que me robaron la magia de lidiar con ellos pues venían listos en una tortita capeada, rellena de queso y excelente sazón: A cortar, a la tortilla y a comer; aunque sentí que el caldillo me quedó a deber; quizá orégano, ajo o una pizca más de sal lo haría brillar. Sin duda esta presentación facilita el proceso de comerlos –sobre todo en comidas formales. Nota: los frijoles con queso que acompañaban no estaban de “oquis”, quedaron como anillo al dedo con la salsa verde de habanero.

El apartado Tortilla en mano del menú es el que me ganó con tuétanos en cazuela, camarón al pastor y el que sigue en mi lista: alcachofas con queso de cabra a las brasas y mayonesa de aceitunas negras. Encuentro en Maruca el lugar perfecto para recomendar a un extranjero que quiere dar un breve viaje gastronómico por México, o para esos antojos nacionales con salsa de personalidad y formalidad. 

Escrito por
Bernardo Robredo

Detalles

Dirección
Emilio Castelar 44
Polanco
México, DF
11550
Contacto
5282 0627
Transporte
Metro Auditorio
Precio
Consumo promedio por persona $500
Horas de apertura
Lun-mar 1-11pm, mié-sap 1-11:39pm, dom 1-10:30pm
Publicidad
También te puede gustar