Retrato de la cocinera tradicional Dalia Rodríguez en Mexicano Masaryk
Foto: Irad Santacruz.

Mujeres indígenas en la CDMX: Dalia Rodríguez, cocinera tradicional

Dalia Rodríguez, cocinera tradicional, trae a la Ciudad de México los mejores sabores de su natal Tlaxcala

Por Regina Barberena
Advertising

Originaria de Tlaxcala, Dalia Rodríguez tiene muy clara sus insignias. Para ella, “la tortilla es mi pasaporte”, y junto con su madre, Nicolasa Hernández, forma parte de Guardianes de la Tierra del Maíz, iniciativa que difunde la gastronomía de su estado.

Durante estos meses ambas encabezarán los fogones de Mexicano Masaryk (en Polanco) con sabores de su estado: agua de barranca, mole quemado, tesmole, molito verde, lengua con almendrado y mucho más.

Esto ocurrirá gracias a que el restaurante ubicado en Polanco, cada determinado tiempo, invita a maestras cocineras de distintas partes de la república para liderar la cocina y enseñar a los chefs ejecutivos sobre recetarios ancestrales, ingredientes nativos y procesos que han cruzado generaciones. Con esto, Mexicano Masaryk consigue acercar a la CDMX el sabor de las cocinas de los más de 60 pueblos indígenas que existen en México.

Para Dalia, originaria del Municipio de Contla de Juan Cuamatzi, participar en estos proyectos es en función de la preservación de platillos tradicionales, “es una emoción increíble saber que aunque nuestra cocina no sea tan conocida, estemos a la par con otras cocineras para aprender y mostrar nuestra cultura”, comenta.

Un símbolo presente en el restaurante es la tortilla tricolor, misma que en la comunidad de Dalia es una tradición para saber cuando una mujer está lista para casarse. Pero este básico de nuestra gastronomía es también un punto de encuentro; tal como considera Benedicta Alejo (maestra cocinera altamente reconocida en Michoacán, y quien en meses pasados tomó la cocina del mismo restaurante), para ella significa la unión de las comunidades con el uso de los tres maíces: amarillo, azul y rojo.

Dalia afirma que la cocina de Tlaxcala es “desconocida pero muy sabrosa, enigmática, de mucha tradición y cultura”, y visitar la CDMX le enriquece con nuevos sabores, pero sobre todo le permite ofrecerla, que es una importante tarea. Por eso, a sus dos hijas, Fernanda y Fátima, ya las conduce hacia este camino, mismo que para ella, en sus palabras, la ha formado “guerrera y defensora de nuestras tradiciones”, agrega la cocinera tlaxcalteca.

Recomendado: Mujeres indígenas en la CDMX: Ángeles Cruz, cineasta y actriz

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising