Salacia

  • Restaurantes
  • Condesa
  • precio 3 de 4
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
  1. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  2. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  3. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  4. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  5. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  6. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  7. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  8. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  9. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  10. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  11. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  12. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  13. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  14. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  15. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

4 de 5 estrellas

La vida te da sorpresas y aquí te esperan en serie, gratas y placenteras. Es el nuevo secreto de la Condesa que rápidamente te convence de estar en el lugar correcto.

Tiene una fachada minimalista decorada con la silueta de un pez, acompañada de un ventanal que te permite ver el movimiento usual del restaurante. Las paredes de concreto se acompañan de un piso blanco con negro, cual tablero de ajedrez, y arriba, las lámparas con discos color bronce se interconectan a la tubería del techo. Es el perfecto ejemplo de un ambiente cálido que no asedia las pretensiones.

La ginebra y el prosecco son madre y padre de la barra, donde el deleite comienza y se centra la atención del comedor. Pedí un gin con lemon grass y pimienta rosa, un equipo con carácter de sabor herbal y cítrico; al morder la pimienta sucede la gracia. La cocina es italiana con los platillos de la familia Demichelis quienes decidieron jugar sus recetas tradicionales con ingredientes mexicanos. Mientras decidía la entrada, me ofrecieron agua infusionada con romero y pepino, un plus que te refresca.

La elección fue mejillones con poro al vino blanco y azafrán, el protagonista del platillo que deja un delicado perfume en la boca. Luego el plato fuerte: pulpo frito con risotto al limón, un obligado de la casa. Estaba perfectamente frito por fuera, tierno al centro y el risotto –crujiente–, cerró el trato con su potente sabor cítrico. Para acompañar me recomendaron la ensalada de tomates orgánicos en variedad roja y amarilla, con salicornia –alga marina del Mar de Cortés– de sabores misteriosos, similares a los espárragos marinos; todo aderezado con limón eureka, aceite de olivo y especias de la casa, sencillo y delicioso.

Constantes sorpresas me llevé en Salacia entre la comida y el excelente servicio, pero faltaba el postre. La calidad de los ingredientes se confirmó con la panna cotta de romero acompañada de coulis de frutos del bosque; el protagonista fue el romero y lo escolté con un limoncello de digestivo.

Salacia es una sorpresiva garantía, de esas cocinas en donde la pasión por el buen comer se percibe. Ahora seré uno de los comensales que regresan con constancia para contagiarse de esa ferviente efusión. 

Escrito por
Leopoldo Villaseñor

Detalles

Dirección
Nuevo León 135
Condesa
México, DF
Contacto
9130 8423
Transporte
Metrobús Campeche
Precio
Consumo promedio por persona $600
Horas de apertura
Mar-sáb 1:30-11:30pm, dom 9am-6pm
Publicidad
También te puede gustar