Leonora Horacio

  • Salud y belleza
  • Polanco
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
  1. Leonora Studio Horacio
    Foto: Cortesía Leonora/Void Studio
  2. Salón de belleza Leonora Studio Polanco
    Foto: Cortesía Leonora/Void Studio
  3. Salón de belleza Leonora Studio Polanco en Horacio
    Salón de belleza Leonora Studio Polanco
Publicidad

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Hacerse un efecto de color en el cabello, suele ser un volado: puede que te quede como lo soñaste pero con el cabello súper maltratado, o tu pelo sale bien librado pero terminas con el color que menos querías. Incluso puede que pase el peor de los escenarios, que no haya nada en la balanza de lo positivo. Por eso uno siempre pide recomendaciones del amix que al fin logró ese palazo de ensueño. 

Hoy, con unas baby lights ligeramente plateadas, me he ganado el derecho a ser esa amiga. Y el lugar que te voy a recomendar es Leonora, su sucursal de Horacio en Polanco, para ser más precisa. 

Llegué a mi cita muy decidida a hacerme un face framing, pues solo quería disimular mis prematuras canas y al mismo tiempo darle luz a mi rostro. Sin embargo, Dani, el colormetrista que me atendió, me comentó que no sería buena idea por el corte que llevaba. Como yo no llevaba más opciones, él empezó a darme una serie de alternativas para que me fuera feliz con mi nuevo look, y el efecto ganador fueron las baby lights. 

Nota importante: antes de comenzar al 100, miden el tamaño de tu cabello y estiman el material a utilizar para sacar el presupuesto del trabajo que te realizarán. Así hay cuentas claras desde el inicio. 

El proceso de decoloración fue casi casi artesanal. No lo digo por los químicos, sino por la forma de trabajo de Dani. Iba sección por sección, haciéndolo todo muy cuidadosamente, para que ni un cabello más ni uno menos quedara fuera del plan que él había trazado. Fue cuidadoso hasta con el tamaño del papel aluminio que elegía para cada área de mi cabello a decolorar. 

Cabe precisar que la decoloración también fue muy detallada. A los productos que imaginarías usan para este proceso, en Leonora le agregar uno adicional para evitar que la parte de cabello que ya tiene algún tinte o decoloración previa, no llegue a tonos indeseados o se troce. 

Después de dos horas de aplicación del producto para decolorar y unos más para que los materiales hicieran su trabajo, llegó el momento de la verdad: mi cabello logró en una solo pasada una decoloración que no hubiera imaginado. Así que estaba listo para matizar. Como yo seguía en plan de dejarme guiar por los expertos, Dani me sugirió unos tonos plateados y acepté. 

Unos minutos después, mi cabello tenía lo que buscaba al inicio: mis canas disimuladas y mucha luz en mi cara. ¿Lo mejor? Mi cabello se sentía super sano. Yo salí feliz, y con la promesa de seguir los cuidados que me recomendó Dani para mantener durante más tiempo el color que logró —me dijo que si lo seguía al pie de la letra, no necesitaría matizar sino hasta unos cuatro o seis meses después— y también para mantener mi pelazo sano. 

Eso sí, debes saber que debes llenarte de paciencia, pues este tipo de procesos toman su tiempo. Pero también porque no te atienden en cuanto llegas; no sé si por el tipo de trabajo que me realizarían o por mera impuntualidad, pero estuve esperando alrededor de 40 minutos, a pesar de que había hecho cita.

Anaid Ramírez
Escrito por
Anaid Ramírez

Detalles

Dirección
Horacio 232
Polanco
Ciudad de México
11550
Horas de apertura
Sáb-vie 10am-8pm; sáb 9am-8pm
Publicidad
También te puede gustar