Benny Ibarra
Foto: Cortesía de la producción

Benny Ibarra protagoniza el monólogo Novecento, sobre un prodigioso pianista

Entrevista con el actor y cantante en su regreso al teatro luego del éxito de El hombre de la mancha

Por Enrique Saavedra
Advertising

El actor estalizará el monólogo (ampliamente conocido como novela) de Alessandro Baricco que cuenta la historia de Danny Boodman T.D. Lemon Novecento, un prodigioso pianista que, sin bajar nunca del barco en donde ha vivido y trabajado toda su vida.

¿Qué tiene este monólogo que te hace regresar tan pronto al teatro?
La experiencia en El Hombre de la Mancha junto con Mauricio García Lozano (director de ambas obras) me cambió la vida. Me di cuenta que nunca más podría abandonar el ejercicio de hacer teatro, porque me hizo crecer en todos sentidos. Creció mi herramienta de expresión y esa es mi chamba: conmover a las personas a través de la música, de la actuación, de lo que haga o deje de hacer. Cuando vi lo que había aceptado hacer, me entró un temor profundo, lo cual significa que estoy haciendo lo correcto.

Mauricio García Lozano también es músico y hacen una obra sobre música…
Siendo yo alguien que se sabe músico y que vive de la música, estar en un proyecto que habla de músicos, pero sin valerse de esa herramienta que tan bien conozco y que tanta seguridad me da, es muy rico.

Es un monólogo en el que no canto, pero hablo de música todo el tiempo. Soy un músico en escena, pero no toco ningún instrumento. Efectivamente, Mauricio y yo nos encontramos en eso que nos apasiona, la cual es el vehículo de romance de la obra.

¿Entonces cómo es para ti ahora expresarte a través de la palabra hablada?
Tengo que apostarle a las emociones, apostar el cien por ciento a conmover a las personas con la historia. Y eso es lo que yo he hecho siempre: mis canciones son historias.

No soy Pavarotti, pero mi timbre de voz genera una cierta conexión con las emociones de los demás. Lo bonito del teatro es que la repetición del texto cada noche es lo que te permite diluir tu propio ego y personalidad y dejar que te la roben los personajes.

El Hombre de la Mancha y Novecento comparten raíces europeas, pero también de exilio y travesías. Tú abrevas de esas raíces también…
No lo había pensado mucho, pero en Novecento muchos de los personajes principales son emigrantes, gente que está yendo de un lugar a otro. Mi abuelo fue emigrante, refugiado español, y de ahí vienen muchas cosas que son paralelismos en mi vida. Los emigrantes son personas que están buscando una mejor vida y un movimiento continuo. De eso habla esta obra: de estar yendo y viniendo. A mí lo que me toca es ser emigrante entre disciplinas: de la música al teatro, al cine, a la composición, a la producción.  

Novecento Teatro Milán Lucerna 64, Juárez. Mar-jue 8:45pm, vie 7 y 9pm, sáb 6 y 8pm, dom 5 y 7pm. $300-$500.

Recomendado:15 obras de teatro increíbles que debes ver en diciembre en la CDMX

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising