Papi piernas largas

Teatro, Musicales
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/5
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/5
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/5
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/5
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/5
Foto: Alejandra Carbajal

Desarrollada en el año 1909, esta historia que  inicia con un destino sin esperanza tiene dos características que la hacen entrañable; la primera, que el abismo de la ignorancia es superado por el deseo del conocimiento y la segunda que la imaginación es una de las mejores cualidades de los seres humanos; y sin duda no hay mejor forma para contar esta fantástica historia, que con un musical.

Un orfanato es el hogar y la cárcel de Jerusha Abbott, la huérfana más grande del lugar. Esta joven tenaz e imaginativa es llamada por la directora para recibir una noticia que cambiará su vida: un benefactor pagará sus estudios y manutención en la universidad a cambio de que ella le escriba cartas que él no va a contestar.

Este misterioso y alto hombre es imaginado por la joven como un anciano caritativo; así que decide nombrarlo Papi, piernas largas y crea a través de sus cartas una relación cercana con él. Jerusha le cuenta a su benefactor el mundo que se abre ante ella; el conocimiento, la literatura, el arte y la belleza que encuentra en todo. El hombre que lee sus historias resulta ser un joven y apuesto caballero que se encariña de la sencilla y honesta estudiante, pero el miedo a la cercanía, común en los humanos, lo orilla a conocerla en persona bajo otra identidad.

Jerusha y Papi, interpretados por Paola Gómez y Oscar Acosta; son un gran dúo de voces que van ganándose al público desde las primeras escenas. Las canciones son una justa adaptación de Paul Gordon con músicos en vivo escondidos detrás de la acogedora biblioteca que funge como escenografía.

El estreno en el Teatro Hidalgo, el mayo pasado, fue aplaudido por el público amante de los musicales y una opción de fácil lectura para los no asiduos a este género. Esta segunda temporada conserva, a manera de homenaje, los elementos de dirección que Maru Dueñas (q.e.p.d) dejó. Una amalgama de voces de dos excelentes actores de musical rodeados de una atmósfera de inicios del siglo pasado y sobre todo dos corazones que buscan ser amados.

Por Irving Rivas

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening