Un hombre, una mujer y un perro

Teatro
Un hombre, una mujer y un perro en La Teatrería
Foto: Cortesía de la producción

Los besos, las caricias, los desacuerdos, las salidas, los retornos, las discusiones, las reconciliaciones, los desayunos; todo lo que sucede en el día a día de un matrimonio es visto a través de los ojos de un tercero: un perro, su fiel mascota. “El animal resulta tener más rasgos de humanidad que los dos humanos. Es una vuelta de tuerca sencilla pero fundamental: ver la relación de pareja desde otra óptica que es al mismo tiempo filosófica, aguda, crítica, lúdica y muy divertida”, explica Ignacio Flores de la Lama, director del montaje del texto de la dramaturga alemana Sybile Berg.

Esta comedia contemporánea apuesta por llevarle al público, a partir de las risas, una reflexión sobre las relaciones entre aquellos que en éstos tiempos deciden compartir su vida y, más aún, tener a un testigo, en apariencia silente, de su historia de amor. Así lo ve el actor Jorge Zárate, intérprete de el hombre: “Que la obra sea narrada por un perro a mí me inquieta bastante. Me gusta la idea y la teatralidad que conlleva esta anécdota, que proviene del origen germánico del texto: se sabe que en Alemania son cultivadores de perros, son generadores de razas y hay una gran cultura del amor al perro. Considerando eso, parece que la historia te la contara un hijo o un amigo muy cercano ”.

Aunque el texto fue escrito hace pocos años en el país europeo, en México cobra total pertinencia pues cada vez hay una mayor valoración de las mascotas, las cuales ocupan actualmente un lugar preponderante en muchos entornos familiares y sociales, como lo comenta el actor Roberto Sosa, quien interpretará al preciado can: “ En la calle lo veo que es más fácil que la gente se comunique con su perro que con otro ser humano. Tengo un perro y cuando camino con él por las calles, la gente hace contacto con él, pero no conmigo”.

Daniela Zavala interpreta a la mujer y también es, junto con Flores de la Lama, productora del montaje, a través de su compañía Caja Negra. Ambos aseguran que el público de la Roma, en donde se halla su sede La Teatrería, es el idóneo para poner a prueba esta propuesta en la que no hay prejuicios ni juicios hacia la relación de ésta pareja, al menos por parte de su fiel mascota, pues esta sólo dirá lo que observa cada día en cada uno de éstos dos.

Por Enrique Saavedra

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening