Mezcal
Foto: iStock Photo

5 mezcales para catar este 14 de febrero

Invita a tu crush a una experiencia única: una cata de mezcales en casa. Aquí te decimos todo lo que necesitas.

https://media.timeout.com/images/105809185/image.jpg
Escrito por
Andrea Vázquez
Publicidad

La imposibilidad de salir no significa que no podamos tener experiencias en casa para festejar el 14 de febrero. Por fortuna, muchas de las cosas que buscábamos en los restaurantes y bares pueden hacerse en nuestro hogar, como una cata. Aquí te dejaremos unos tips para que armes tu cata mezcalera en casa.

Lo primero que tienes que hacer es elegir tu mezcal o cualquier destilado (en Holy Spirits, por ejemplo, encuentras de todo y lo llevan hasta tu casa), lo importante es tener la posibilidad de comparar. Puedes elegir, por ejemplo, varios tequilas reposados o varios bourbons; la onda es buscar que siempre haya un elemento en común: tiempo de añejamiento, región productora, materia prima. En este caso, nosotros te proponemos una cata de cinco mezcales hechos con el agave Espadín.

Antes de comenzar, hay que preparar el espacio: busca hacerlo en un lugar en donde no haya muchos estímulos visuales que puedan distraerte ni mucho ruido (es mejor que apagues la música o la tele e incluso que pongas tu celular en silencio).

También tienes que asegurarte que el lugar en donde vas a hacer la cata no tenga aromas externos. Si cocinaste antes, preparaste café o usaste algún aromatizante ambiental y todavía persisten los aromas, pueden dificultarte la cata. De hecho es mejor que tú y tu crush (o cualquier persona con quien vayas a hacer la cata) no usen perfume ese día y, sobre todo, que no haya nadie fumando.

Lo siguiente es preparar todo lo que necesitas para la cata. Necesitas unas copas —aunque en los bares nos sirvan el mezcal en veladoras o jícaras, para una cata la copa siempre será mejor—. Las más adecuadas se llaman copa tulipán: tienen un globo ancho y se van adelgazando hacia la boca de la copa. Pero si no tienes de éstas, puedes usar copas flauta (las que se usan para el vino espumoso) o copas de vino. Idealmente habría que tener una copa por cada mezcal a probar, pero tampoco hay que dejar que la cantidad de copas sea un impedimento para hacer la cata. Si solo hay una por persona, la cata puede hacerse así.

También necesitas agua, galletas saladas o pan y una superficie blanca; si no tienes un mantel blanco puedes usar hojas de papel. Si quieren tomarse el asunto muy en serio, tengan a la mano hojas y plumas para hacer anotaciones de todo lo que perciben.

Finalmente, hay que ordenar los mezcales a probar; del más “suave”, —es decir, de menor volumen alcohólico— al más “fuerte”. Los mezcales que enlistamos aquí van ordenados; sugerimos probarlos así.

Ahora sí: ya están las copas, los mezcales, las galletas y el agua. Ahora hay que servir un poco de mezcal (poco: no más de 30ml, ya habrá ocasión de pedir refil una vez que la cata haya concluido), y a darle.

Una cata consta de tres partes: visual, olfativa y gustativa. En la parte visual hay que poner nuestra copa contra una superficie blanca; así podremos ver el color, el brillo y apreciar las gotitas que se forman y que quedan pegadas a las paredes de la copa; éstas son las famosas piernas o lágrimas.

Ya que describimos el color, hay que pasar a la fase olfativa. Recordemos que estamos ante un destilado que puede tener 40° de alcohol o más; esto puede lastimar nuestras fosas nasales, así que hay que dar olfacciones cortas. El primer aroma que percibiremos será el del etanol (a.k.a. alcohol). Pero el chiste de esto es lograr encontrar otros aromas en el mezcal: cítricos, lácteos, florales o frutales. Trata de describirlos, y recuerda que tu sentido del olfato es único, no hay percepciones erróneas, no temas y di cuáles son los aromas que sientes. Al contrario de lo que crees, ésta es la parte más divertida, no la gustativa. ¡Dedícale tiempo!, verás que si dejas el mezcal en la copa unos 10 minutos, los aromas cambiarán radicalmente.

Ahora sí, a probar. Los expertos sugieren dar un primer traguito al mezcal (o cualquier bebida) y pasarlo sin ponerle demasiada atención. Esto ayudará a nivelar el pH de nuestra cavidad bucal con el de la bebida. Ahora sí, a darle un segundo traguito. Este hay que pasarlo por toda la boca, el paladar e incluso entre los dientes y las encías. Sí, es un destilado, y puede ser que no podamos mantenerlo en la boca mucho tiempo, pero basta con que nos fijemos en su densidad, en su cuerpo y en cómo se siente el alcohol.

En este punto se vale tomar el mezcal o escupirlo; en catas profesionales es mejor escupir. La misión de probar más de 20 mezcales puede ser peligrosa. Pero con cinco mezcales, y en casa, se vale elegir.

Finalmente, piensa en una una evaluación general: te gustó, no te gustó, qué fue lo que más te gustó. Repite este proceso con cada uno de los mezcales y compáralos. Es mejor anotar todo para que destaques características de cada mezcal y que tú y tu crush puedan comentarlo después.

Ahora, ¡manos a la obra! Aquí van los mezcales que te sugerimos para esta experiencia para celebrar el 14 de febrero. 

Creyente joven, Espadín
Foto: Cortesía Holy Spirits

Creyente joven, Espadín

Este mezcal está hecho con agaves Espadín provenientes de Tlacolula y de Yautepec, Oaxaca. Tiene un sabor ahumado, notas a cáscaras de naranja y limón, pimienta negra y mango. ¡Ñam! 

Compra el tuyo en Holy Spirits, $594

Mezcal San Cosme, joven, Espadín
Foto: Cortesía Holy Spirits

Mezcal San Cosme, joven, Espadín

Este mezcal que toma su nombre por el santo patrono de los doctores es suave, ligeramente ahumado y de aromas complejos. 

Compra el tuyo en Holy Spirits, $429

Publicidad
Montelobos, Espadín joven
Foto: Cortesía Holy Spirits

Montelobos, Espadín joven

Este mezcal producido en Santiago Matatlán, Oaxaca, tiene aromas a tierra mojada, pasto, maguey cocido y humo. 

Compra el tuyo en Holy Spirits. $737

El Jolgorio, Espadín joven
Foto: Cortesía Holy Spirits

El Jolgorio, Espadín joven

La palabra jolgorio significa fiesta. Y definitivamente este mezcal es una fiesta de aromas; sus notas a tierra, humo y cítricos te harán sentir en Oaxaca en un sorbo. 

Compra el tuyo en Holy Spirits $1035 

Publicidad
Quiéreme mucho, Espadín joven
Foto: Cortesía Holy Spirits

Quiéreme mucho, Espadín joven

El mérito de este mezcal no está sólo en el proceso; aquí cada etiqueta se pinta a mano para honrar la cultura zapoteca y a los alebrijes. Además, las notas a cuero y manzana verde de este destilado te van a encantar. 

Compra el tuyo en Holy Spirits. $1544

 

 

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad