salón los ángeles por dentro
Foto: Erika Miranda

Vamos a salir: Así ve el Salón los Ángeles su futuro después de la pandemia

Platicamos con Miguel Nieto, del emblemático Salón los Ángeles, para preguntarle cómo van a salir una vez que se controle la pandemia.

Por Andrea Vázquez
Advertising

Si hay un centro nocturno y salón de baile con tradición en la Cuidad de México, ése es el Salón los Ángeles, que ha recibido músicos de la talla de Willy Colón, La Sonora Santanera, Acerina y su danzonera y La orquesta invasora. A pesar de ser un emblema de la vida nocturna de la capital, este lugar no estuvo exento de los estragos del confinamiento, y es que estos foros cerraron en su totalidad y no vieron siquiera la posibilidad de apertura con afluencia limitada, como sí ocurrió con restaurantes, museos, cines y más.

“Nosotros habíamos detectado que el salón tenía problemas desde antes, y la pandemia fue el tiro de gracia”, cuenta el director del salón, Miguel Nieto. “Yo creo que nos tardaremos unos seis meses en recuperar cierto nivel de afluencia, una vez que comience a aplicarse la vacuna. Pero como espacio cultural, de reflexión y de encuentro tenemos la obligación de encontrar nuevos caminos”, agrega.

A inicios de la pandemia, el salón organizó un bazar para recaudar fondos. “Eso nos dio la idea de algunas cosas que podemos hacer aquí, como exposiciones de arte con los diferentes amigos que tenemos en el gremio artístico, conferencias con nuestros amigos académicos, clases de ballet clásico y contemporáneo y también de bailes populares. Esto además de fomentar los bailes separados para que la gente vaya a bailar sola, no en pareja, como se hacía en los años cuarenta con el mambo y el cha cha chá. Podemos recuperar los bailes individuales pero con ritmos actuales como el reggaetón, pero proponiendo nuevas letras: no hay ritmos malos, hay ejecutantes o letras misóginos”, plantea Manuel. 

Nieto confiesa un pensamiento recurrente: al menos en dos o tres años, no regresaremos a la antigua normalidad, una situación apremiante para un negocio como el suyo. “En un lugar de baile, la recuperación es mucho más difícil, no podemos trasladar la experiencia a los canales virtuales porque parte del encanto es el encuentro con otras personas; verlos bailar, reír y disfrutar la música”, dice. Además, para Nieto, el salón tiene la responsabilidad de participar en el desarrollo social de su barrio; al estar enclavados en la Guerrero, una zona de alto desarrollo, ayudan a generar empleo en los alrededores, junto con los otros muchos negocios, desde zapateros hasta los famosísimos machetes. 

Y para subsistir mientras la vida vuelve a ser como la conocíamos, Salón los Ángeles, al igual que muchos otros centros nocturnos, tendrán que ajustar sus dinámicas. “Los planes a futuro son ofrecer experiencias con pantallas, y no shows en vivo. Haremos grupos de 20 personas para que puedan ir a bailar por un tiempo y también fortaleceremos nuestra oferta de teatro” detalla Miguel.

El director afirma que “el Salón los Ángeles merece sobrevivir. Es de la ciudad, y es un lugar entrañable”. Si quieres ayudarlos, mantente al tanto de sus redes sociales, donde han anunciado campañas de fondeo y ventas especiales y, a lo largo de 2021, también comunicarán sus eventos con aforo reducido.

Recomendado: Cómo se recuperarán los restuarantes ante la pandemia: el caso del Comedor Lucerna.

Recomendado More from Christmas

    More from Christmas

      También te puede gustar

        Advertising