Amedeo Modigliani, Jeune fille rousse (Jeanne Hébuterne) [Joven pelirroja (Jeanne Hébuterne)],
Foto: Pinacothèque de Paris

5 piezas que debes ver en El París de Modigliani y sus contemporáneos

Pinturas que no puedes perder de vista de la exposición de Bellas Artes

Por Perla Velázquez
Advertising

Ir a un museo es como abrir una caja de pandora: descubres y redescubres a artistas. Es el caso de la exposición El París de Modigliani y sus contemporáneos, que está en el Museo del Palacio de Bellas Artes. Los trazos del pintor italiano estaban inspirados por las máscaras africanas, lo que le dieron un estilo sui géneris que hoy podemos reconocer en esta exposición.

Nos acercamos a la gestora de exposiciones del recinto, Fabiola Garza Talavera, para que nos recomendara cinco cuadros imperdibles de la muestra y adentrarnos al estilo y la técnica del artista.

Recomendado: Qué ver en Siembra, la exposición de Kurimanzutto.

5 piezas imperdibles de Modigliani y sus contemporáneos

Modigliani
Modigliani
Foto: Pinacothèque de Paris

1. Niña vestida de azul, Amedeo Modigliani

Los últimos años de su vida, Modigliani pintó para el mecenas Jonas Netter, quien le pagaba una pensión para vivir cómodamente. Fabiola Garza cuenta que el pintor “entregaba cerca de 20 cuadros al mes. De ahí el coleccionista escogía las pinturas”. Así surgió Niña vestida de azul, un cuadro que retrata a una menor que le traía comida, pero sobre todo alcohol. “No solo pintaba a sus mecenas o Jean Hébuterne (su novia), sino que también a personas que le llamaban la atención”.

Amedeo Modigliani, Jeune fille rousse (Jeanne Hébuterne) [Joven pelirroja (Jeanne Hébuterne)],
Amedeo Modigliani, Jeune fille rousse (Jeanne Hébuterne) [Joven pelirroja (Jeanne Hébuterne)],
Foto: Pinacothèque de Paris

2. Jean Hébuterne, Amedeo Modigliani

Quizás una de las historias de amor más trágicas es la del pintor italiano con Jean Hébuterne. “Tuvieron un romance muy apasionado, que los llevó a tener una hija, a quien mandaron a Livorno, Italia”. Jean se convirtió en la musa del pintor, pues varios de los cuadros famosos de él son retratos de ella. “Cuando la tuberculosis del artista estaba muy avanzada, Jean se volvió a embarazar. Él murió a los 35 años en 1920; a los dos días ella se suicidó estando embarazada. El cuadro refleja el amor que se tuvieron, antes de que pasara la tragedia”.

 

Advertising

3. Joven en la ventana, Benjamín Coria

La muestra detalla la conexión de Modigliani con los artistas mexicanos de la época. “Hay una carta de Carlos Mérida, en donde aseguraba que era amigo de Modigliani, pero el que lo introdujo con él fue Benjamín Coria, mexicano que vivió en París y cuando estalla la Primera Guerra Mundial se va a Londres, para regresar a México, donde continúa sus estudios en la Academia de San Carlos”. Por eso, Joven en la ventana aún tiene un estilo estético de fotografía, porque en la academia le enseñaron los estilos clásicos.

Ángel Zárraga, Exvoto. Martirio de San Sebastián, 1911, Óleo sobre tela,
Ángel Zárraga, Exvoto. Martirio de San Sebastián, 1911, Óleo sobre tela,
Foto: Museo Nacional de Arte, INBAL

4. Exvoto. Martirio de San Sebastián, Ángel Zárraga

“Es uno de los cuadros más clásicos que conocemos de Zárraga”, apunta Garza. Modigliani tuvo mucho contacto con artistas mexicanos: Diego Rivera, Ángel Zárraga, Carlos Mérida, Santos Balmori, de todos ellos hay una etapa de aprendizaje. Pero en esta pintura el curador de la muestra, Jaime Moreno Villareal, recuerda las investigaciones que sugieren que el modelo era Modigliani. “No se sabe si es verdad, pero es interesante ver todos los descubrimientos que hace la exposición y lo que aporta a nuestra historia del arte”.

Advertising
Moise Kisling, Nu couché sur un divan [Desnudo sobre un diván], 1919, óleo sobre tela, 89 x 116 cm, colección privada
Moise Kisling, Nu couché sur un divan [Desnudo sobre un diván], 1919, óleo sobre tela, 89 x 116 cm, colección privada
Foto: Pinacothèque de Paris/Fabrice Gousset

5. Desnudo sobre un diván, Moïse Kisling

La única muestra que tuvo en vida el artista fue en 1917, en la Galería Berthe Weil, que fue censurada por los desnudos que se exhibían. “Esta manera de pintar fue importante para Modigliani, por lo que inspira a varios de sus contemporáneos a realizarlo, como al polaco Moïse Kisling, quien perteneció a la llamada Escuela de París, cuyos integrantes se apartan de las vanguardias de la época, para pintar desnudos, bodegones o retratos de una forma más moderna".

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising