A veces las cosas funcionan por las razones equivocadas

Arte, Arte contemporáneo
A veces las cosas funcionan por las razones equivocadas
Foto: Cortesía Rojo Carmesí

Time Out dice

Una exposición de Darío Escobar en Galería RGR

Galería RGR presenta una exposición del reconocido artista Darío Escobar, curada por Daniel Garza Usabiaga, quien a través de un sólido argumento hace converger la cultura popular y la alta cultura.

La idea del autor devino de su aguda observación de cuando circulaba sobre las carreteras y percatarse de un universo de objetos geométricos emplazados de manera intuitiva. Aquello le hizo reflexionar sobre cómo se asume la idea de lo geométrico en una confrontación entre el occidente y las culturas latinoamericanas de la región, incluso como signos históricos de una concepción que proviene seguramente de antes de la colonia. Las piezas son parte de las series Construcciones geométricas y Construcciones modulares, iniciadas por el guatemalteco en 2012.

La exposición A veces las cosas funcionan por las razones equivocadas consiste en varias “cajas” de camiones de carga o redilas, aparentemente reinterpretadas y descontextualizadas. Justamente en apariencia porque no fueron intervenciones ni mucho menos parte de un proyecto de ready made, sino lecturas y creaciones en sí mismas. Las cajas, además, a través de su color y formas, hacen referencias a ciertos movimientos artísticos, referencias incluso institucionalizadas.

Hay una trampa según Darío Escobar, pues, en efecto, dan la sensación de ser piezas extraídas de la calle e intervenidas; sin embargo, sostiene el artista plástico que hay un trabajo de investigación detrás y una creación singular, así como la confección a cargo de carpinteros, herreros y pintores. Son verdaderas obras en sí mismas, afirma Escobar, pues las cajas de camiones adquieren un papel protagónico y peculiar en el espacio de exhibición. Lo interesante, asimismo, es “la trampa” a la que apela Darío: no se distingue qué hizo el artista, qué recogió de la calle y qué manipuló. Al final, parece que no hay un autor visible.

Las piezas que conforman A veces las cosas funcionan por las razones equivocadas, más allá de su configuración y colorido —que inevitablemente captan la atención— pretenden hacer que el espectador reflexione acerca del pensamiento geométrico. Se fusionan o dialogan dos maneras de apropiarse de los objetos y los espacios: la popular y la de la alta cultura. Lo anterior da como resultado una organización de colores, formas y situaciones dadas a través de la madera y el esmalte.

Recomendado: 10 exposiciones que debes ver en mayo en la CDMX.

Por Iván Islas

Publicado

Detalles

También te puede gustar