Ballad of Disaster

Arte, Arte contemporáneo Gratis
Recomendado
4 de 5 estrellas
Ballad of Disaster Artista: Theo Mercier
Foto: Cortesía Proyectos Monclova

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Théo Mercier conjunta un sólido argumento y lo plasma en pulcros objetos

La Galería Proyectos Monclova nos invita a recorrer su sala principal y presencial la exposición The Ballad of Disaster, del artista francés Théo Mercier. La visita es un goce estético al palpar la pulcritud de la confección de las piezas expuestas; esculturas que semejan réplicas de objetos de lo cotidiano, mercancías. De igual forma, la colocación de las mismas que evoca su venta, posiblemente en un mercado sobre ruedas, o en alguna tienda, de esta forma vemos vitrinas y estantes, lo cual también, y paradójicamente, hace alusión a los propios museos.

Para Mercier se trata de un paseo, de un recorrido que nos impulsa a la catástrofe. Es una historia contada, pues los objetos están colocados para visualizar su próxima caída, por lo que dice el artista “mis esculturas son dramas”, y en efecto, las esculturas adquieren dinamismo a partir de su colocación y aparente estática.

Podemos ver, por ejemplo, un garrafón de agua arriba de un banco, y a la vez piedras de mar sobre el mismo contenedor en una escena que precisamente simula el estado previo al derrumbe; otro caso es el de una llanta de auto sobrepuesta a un conjunto de piedras de mar; o una charola llena de piedras formando una torre sobre una vitrina, misma que al situarse en un extremo da la impresión de su frágil estado.

Aunque hay muchos elementos conceptuales en juego, por lo menos los que plantea explícitamente el autor, considero que su principal mérito es lograr la armonía entre los distintos motivos que encarnan las esculturas y conseguir enunciar un discurso, en este caso, hablar del presagio del drama o el estado previo a la caída.

Otro acierto es la propia confección de los objetos: su hechura que logra la apariencia de réplicas, pero al mismo tiempo la conciencia de estar frente a esculturas, las dota así de peculiar velo. Por cierto, las esculturas las ejecuta un artesano de Taxco, México, quien emplea técnicas de los pobladores originarios en franco diálogo con los motivos contemporáneos a los que aluden los objetos de Mercier.

La plasticidad de las piezas se palpa al transitar entre ellas y acercarse, conocer a detalle su textura, que a mi parecer resulta suave, muy pesar de lo sólido de los materiales (jade, cuarzo, obsidiana de connotación sagrada para los pueblos originarios de México). De esta forma, se cumple lo que declara el artista, en el sentido de otro de los conceptos detrás: el deseo, la constante seducción que acontece en lugares como las tiendas, mercados y museos.

Y en efecto, las distintas esculturas que se muestran en la exposición The Ballad of Disaster seducen, atraen y confirman la complejidad y calidad de la propuesta Théo Mercier, que como pocos artistas, conjuntan un sólido argumento y lo plasman en pulcros objetos.

Recomendado: Eventos de arte y cultura en abril en la CDMX.

Detalles

También te puede gustar