Mexicanas al grito de guerra

Arte, Dibujo Gratis
 (Foto: Cortesía Jair Lozano)
1/7
Foto: Cortesía Jair Lozano
 (Foto: Cortesía Jair Lozano )
2/7
Foto: Cortesía Jair Lozano
 (Foto: Cortesía Jair Lozano)
3/7
Foto: Cortesía Jair Lozano
 (Foto: Cortesía AIMA Universidad de la Comunicación)
4/7
Foto: Cortesía AIMA Universidad de la Comunicación
 (Foto: Cortesía AIMA Universidad de la Comunicación)
5/7
Foto: Cortesía AIMA Universidad de la Comunicación
 (Foto: Cortesía AIMA Universidad de la Comunicación)
6/7
Foto: Cortesía AIMA Universidad de la Comunicación
 (Foto: Cortesía AIMA Universidad de la Comunicación)
7/7
Foto: Cortesía AIMA Universidad de la Comunicación

Al fin decidiste ponerte tu falda favorita, caminas por una calle y te das cuenta de que hay un hombre de la edad de tu papá que grita “a dónde vas tan solita, chiquita”. Hoy no fuiste parte de las seis mujeres que, según datos del Centro Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, son asesinadas diariamente en México. 

Mexicanas al grito de guerra es una exposición que rinde homenaje a las mujeres cuyos nombres se pierden en una larga lista de las víctimas de los feminicidios en el país. A través de Espacio Arterial, la organización de YOLLO de Corazón y la curaduría de Marité Escandón, se reunió a un grupo de ocho creativas que mediante su trabajo describen cómo es que el águila del escudo nacional se divierte jugando a los volados con la vida y, a veces, con la muerte.

La ilustradora Orquídea Cinco Vocales está en contra de que se impongan estereotipos hacia las mujeres. Su frase “Las princesas no existen” te recibe al inicio de la muestra, a lo lejos del pasillo hay una pieza de madera que dice “Hija mía, ¿dónde estás?”, esto refleja la desesperación de las madres que buscan incansablemente a sus seres perdidos.

En otro punto del recinto hay cientos de listones rosas pegados en una pared, en todas estas cintas están escritos nombres de mujeres desaparecidas y fueron montados por la mamá de Lilia García Andrade, una joven que desapareció cuando cruzaba la zona céntrica de Ciudad Juárez en 2001.

La creatividad de María Conejo se suma al grito de ¡ya basta!, luego de que una tienda departamental se ofendió y le negó vender sus prints porque ella dibujó los caracteres sexuales femeninos en sus productos.

Cerrado y Abierto son dos piezas que se muestran en la exposición, en la primera se ven algunas mujeres desnudas que están encogidas, temerosas e inseguras, y en la segunda obra se observan a las mismas mujeres, pero con las piernas abiertas, libres y sin prejuicios.

Aunado a esto, al fondo, hay una sala con letras de canciones, entre ellas "La planta", de Caos, "Propuesta indecente", de Romeo Santos, y "Hasta el amanecer", de Nicky Jam, dedicadas a las mujeres, pero con un giro en la letra que determina que ahora están escritas para los hombres. Al final de la exhibición están colocados 50 rostros realizados con barro: Los rostros del olvido es una obra hecha por Rita Reséndiz y las mujeres alfareras de Tláhuac.

Mexicanas al grito de guerra deja en claro que nosotras no somos un número más, nuestro nombre no es “desaparecida”, tenemos voz y apellido. Es un homenaje a todas esas féminas que son acosadas en las calles, por las que se hace justicia y por las que viven con miedo por el simple hecho de ser mujer.

Por Aura Ramírez Cornejo

Publicado

LiveReviews|0
0 people listening