Siembra 26-31

Arte, Arte contemporáneo Gratis
Recomendado
4 de 5 estrellas
Siembra 26
Foto: Cortesía Kurimanzutto

Time Out dice

4 de 5 estrellas

La inusual exposición de Kurimanzutto continúa

Tal como Karimanzutto anunció hace ya más de un año, Siembra, proyecto galerístico donde se “generan polinizaciones cruzadas, cultivos de ideas y experimentos en diversidad para alcanzar una eventual cosecha”, continúa al no haber fecha de término, “hasta donde el estado del tiempo lo permita”.

En primera instancia, mencionaremos el trabajo de Abraham Cruzvillegas, quien propone Rastrojo (Siembra 26), tres esculturas a base de elementos que ha recuperado de exhibiciones previas en combinación con objetos “descartados” de lo cotidiano y materiales “encontrados in situ”. El artista sugiere una nueva configuración de dichos elementos, algunos de ellos testigos de su trayectoria artística, y otros que simplemente los incorpora de manera armónica. Hay una lógica que le permite juntarlos, y a decir de Cruzvillegas, esa nueva conjunción los convierte en “mediadores de nuevas relaciones”, y por tanto, de nuevas significaciones.

Por su parte, Gabriel Kuri presenta lo que ha llamado un ejercicio escultórico, Encubrimiento estadístico(Siembra 27). Su instalación presenta objetos recargados en un muro sobre una alfombra de forma secuencial. Aparecen armónicos a partir de su forma y disposición, así como derivado de la intervención del artista (los uniforma al pintarlos). Sin embargo, ante la mirada detallada, uno puede distinguir que dichos objetos proceden de distinta naturaleza. Titular la pieza como Encubrimiento estadístico es una nominación sugerente, pues encierra de forma clara el ejercicio que Kuri propone, esto es, tomar conciencia de la composición o alteración de los objetos utilizados. Y no sólo eso, nos lleva a una pregunta: de si la uniformidad lograda (que en apariencia oculta la particularidad) no encierra otra interrogante, es decir, llegar a cuestionarnos sobre el sentido de dicha pretensión de ocultamiento. La de Kuri es una pieza pulcra y con un argumento potente, podría desctacarla de entre toda la nueva serie de piezas de Siembra.

Iñaki Bonillas propone Portadas de jazz del archivo J. R. Plaza (Siembra 28), un conjunto de gráficos que combinan el lenguaje de la fotografía y la iconografía alrededor de los discos de jazz de los 50 y 60. A partir de un acervo familiar, toma como elementos fotografías de su abuelo, autorretratos, que manipula para combinarlos con la iconografía de las portadas. De esta manera, el artista evidencia dos cosas: la manera en la que se fotografiaban las personas en alguna época, y por otra parte, la influencia del arte abstracto en el diseño gráfico. Es una apuesta interesante de collage a partir de los recursos de edición con los que contamos actualmente.

En tercer lugar, tenemos Manicura (Siembra 29) de Fernando Ortega, una pieza que parte de un experimento o un conjunto de acciones que diseña el artista. Ortega trabaja con piezas de música de piano, mismas que da a escuchar a manicuristas y coloristas de oficio, para que a partir de su experiencia sonora intervengan con color una fotografía del concierto que escucharon plasmando lo que en ellos se ha generado.

La siguiente propuesta, Penumbra en mi memoria (Siembra 30), es un conjunto de piezas pictóricas de Alicia Anayegui que exploran la apariencia de los objetos al caer la oscuridad. La penumbra transforma lo que está ahí de una forma que se generan imágenes con una capa gris, así lo deja ver la autora. Son objetos que presenció la artista y que han quedado registrados de esa peculiar forma a partir de sus pinturas.

Jimmie Durham presenta Dibujos (Siembra 31), un conjunto de dibujos abstractos, incluso meros trazos, que reestructuran el espacio al interior de papeles encontrados. Reusar papeles implica pensar en rastros de usos, historias, memorias, conjunto de cosas que han sido desprendidas de su tiempo y contexto para ser resignificadas a través del trazo del artista. La selección de dibujos realizados por Durham, de entre 1989 y 2020, muestran su constante búsqueda de inmortalizar el papel olvidado o destinado a perderse o desintegrarse con el tiempo.

Por último, Mariana Castillo Deball presenta Feathered Changes, Serpent Disappearances (Siembra 32), en la que reproduce, a diferentes escalas, fragmentos diminutos de los murales de Teotihuacan. Castillo Deball superpone y combina narrativas dispares, uniéndolas en un collage de tiempo arqueológico. En este caso, la artista propone en su instalación una cuerda que de alguna forma hila o teje dichos fragmentos. A partir de su propuesta, la autora subraya una constante de sus obras: los efectos de los procesos naturales y sociales dentro de las narraciones arqueológicas.

Recomendado: Exposiciones que puedes ver en la CDMX.

Detalles

También te puede gustar