Upfront. La guerra y la violencia a través del fotoperiodismo

Arte, Fotografía Gratis
 (Foto: Cortesía Centro Cultural de España)
1/7
Foto: Cortesía Centro Cultural de España
 (Foto: Cortesía Centro Cultural de España)
2/7
Foto: Cortesía Centro Cultural de España
 (Foto: Cortesía Centro Cultural de España)
3/7
Foto: Cortesía Centro Cultural de España
 (Foto: Cortesía Centro Cultural de España)
4/7
Foto: Cortesía Centro Cultural de España
 (Foto: Cortesía Centro Cultural de España)
5/7
Foto: Cortesía Centro Cultural de España
 (Foto: Cortesía Centro Cultural de España)
6/7
Foto: Cortesía Centro Cultural de España
 (Foto: Cortesía Centro Cultural de España)
7/7
Foto: Cortesía Centro Cultural de España

El caos y las heridas que ha dejado la guerra fueron capturados por las miradas inquisitivas de 23 fotoperiodistas que recorrieron diversas partes del planeta, desde Afganistán a Haití, pasando por Siria, Congo y Libia, hasta Centroamérica.

La muestra presenta el trabajo de fotógrafos como Pep Bonet, Manu Bravo, Sergio Caro y Miguel Ángel Sánchez, de España; la argentina Natacha Pisarenko, el peruano Esteban Félix y la colombiana Ariana Cubillos. Todos ellos lograron situarse en lugares en donde la violencia y la precariedad se vuelve parte del diario vivir de las personas que habitan en zonas rojas.

Se trata de una de las exposiciones del Festival Internacional de Fotografía Foto México 2017 y es una producción de la Cooperación Española y el Centro Cultural Conde Duque de Madrid, que reúne 70 fotografías exhibidas en el Centro Cultural de España. El montaje además de presentar los sinsabores de la guerra, nos demuestra que aún queda un poco de humanidad en este mundo convulsionado; como en una imagen tomada por Andoni Lubaki que muestra a un opositor de Al-Assad dando comida a un gato en la ciudad de Alepo que, según datos de la UNESCO, es uno de los lugares con mayor grado de destrucción.

También se retrata a un niño que apunta con una pistola a una mujer como si se tratase de un juego; el enfoque de la cámara muestra claramente cómo la guerra ha destruido miles de casas. Otras fotografías demuestran los abusos que padecen los migrantes al momento de enfrentar a las autoridades, así como la violencia provocada por los maras en Honduras y la devastación de los desastres naturales.

La museografía particular y las fotografías de mediano y gran formato colgadas en todo el espacio simulan un pasaje vivencial de la guerra, en el andar de cada una de las fotografías está descrito el porqué de las imágenes. Se puede interpretar como una lección para los asistentes, ya que deja un sabor a dicha, pues a pesar de las complicaciones sociales que enfrentamos en nuestro país, existen otros lugares en los que el estrés, los bombardeos y el miedo a morir se viven a diario.

Por Aura Ramírez Cornejo

Publicado

LiveReviews|0
1 person listening