XVII Bienal Pintura Rufino Tamayo

Arte, Pintura
Recomendado
4 de 5 estrellas
5 de 5 estrellas
(1Crítica)
 (Foto: Cortesía Museo Tamayo Arte Contemporáneo)
1/5
Foto: Cortesía Museo Tamayo Arte Contemporáneo
 (Foto: Cortesía Museo Tamayo Arte Contemporáneo)
2/5
Foto: Cortesía Museo Tamayo Arte Contemporáneo
 (Foto: Cortesía Museo Tamayo Arte Contemporáneo)
3/5
Foto: Cortesía Museo Tamayo Arte Contemporáneo
 (Foto: Cortesía Museo Tamayo Arte Contemporáneo)
4/5
Foto: Cortesía Museo Tamayo Arte Contemporáneo
 (Foto: Cortesía Museo Tamayo Arte Contemporáneo)
5/5
Foto: Cortesía Museo Tamayo Arte Contemporáneo

Rufino Tamayo creía que para fomentar el arte era indispensable promover a los artistas mexicanos; por ello creó un certamen para promover las obras contemporáneas más sobresalientes del ámbito de la pintura. Desde su fundación en 1982, el proyecto se realiza sin interrupción cada dos años, incluso tras la muerte del pintor en 1991. A partir de entonces el Museo de Arte Moderno de Oaxaca (MACO) alberga el acervo de la Bienal Rufino Tamayo.

En cada edición se premia a los ganadores y se exponen sus obras; luego la muestra recorre todo el país y culmina en otro recinto clave para el artista oaxaqueño: el Museo Tamayo de Arte Contemporáneo. Esa es la importancia de la Bienal y esta edición XVII no es la excepción: 53 obras te esperan para ofrecerte un panorama de lo más destacado de la pintura mexicana.

Si bien la Bienal Rufino Tamayo se consolida como uno de los concursos más importantes para las artes plásticas, hay que reconocerle la heterogeneidad en sus propuestas: distintos temas y estilos, desde lo figurativo, lo abstracto, hasta lo realista componen la exposición de esta edición. Las materiales utilizados van desde el óleo, acrílico, temple, pintura con aerosol, fresco, pastel hasta técnicas mixtas.

667 propuestas fueron presentadas; de las cuales 51 artistas fueron los elegidos como los representantes de un variado ejercicio crítico y reflexivo del arte contemporáneo. En esta ocasión, fueron ganadores los artistas Édgar Cano, Óscar Rafael Soto y Francisco Valderde. Destacan también como menciones honoríficas Kim Younk Son por su pieza Ombligo de la Reina I; así como a César Córdoba Tapia por su óleo Leche.

Cano presentó No hay nadie, un panorama desolador de una casa repleta de grafitis; solitaria en un valle, la construcción hecha a medias se rodea de una zona popular y un cielo gris que bien podría ser smog. Otro estilo es el de Soto con su pieza Montañas de ceniza, donde los trazos gruesos evocan a un ambiente más metafórico; Montday Afternoon, la obra de Valderde, consiste en líneas verticales de múltiples colores.

Para la XVII Bienal Rufino Tamayo se establecieron dos jurados, uno de preselección, conformado por Dulce María Alvarado, Saúl Villa y Eric Pérez; y otro de premiación, compuesto por Manuela General, Daniel Lezama y Luis Argudín.

Este certamen organizado por la Secretaría de Cultura, el INBA, MACO, la Secretaría de Cultura y Artes de Oaxaca y la Fundación Olga y Rufino Tamayo es un proyecto con una visión múltiple, crítica y reflexiva en torno al ejercicio pictórico.

También te recomendamos 10 museos para disfrutar del arte contemporáneo en la CDMX.

Por Luis Ángel Ramírez

Publicado

Average User Rating

5 / 5

Rating Breakdown

  • 5 star:1
  • 4 star:0
  • 3 star:0
  • 2 star:0
  • 1 star:0
LiveReviews|1
1 person listening