Pan y Circo con Diego Luna
Foto: Cortesía Prime Video

Diego Luna regresa con Pan y Circo

El actor, director y ahora conductor mexicano nos cuenta sobre el primero de cuatro especiales que llegarán a Prime Video el 8 de octubre

https://media.timeout.com/images/105809548/image.jpg
Escrito por
Gil Camargo
Publicidad

El año pasado Diego Luna presentó Pan y Circo, un tipo de talk show en el que se debate un tema en específico, pero como buen mexicano, el mejor lugar para hacerlo es en la mesa, durante una cena, para ablandar la lengua y acercarnos a las problemáticas desde diferentes puntos de vista. Para hablar de temas como el Covid, la violencia de género, el cambio climático y el aborto, i invita a los personajes más destacados para aclararnos las ideas, mientras degustan comida de chefs galardonados como Elena Reygadas, Enrique Olvera y Jair Téllez.

A un año de su éxito, Prime Video presenta el primero de cuatro especiales que llegarán a partir del 8 de octubre. Para conocer más detalles de las novedades de Pan y Circo, platicamos con Diego Luna sobre cómo el show se adaptó a las nuevas normalidades y lo que veremos en estos capítulos.

Pan y Circo ganó dos Daytime Emmy, ¿qué representan estos galardones para el programa?
Primero que nada, un reconocimiento de todo un equipo que muchas veces se trata de centrar de una persona o un invitade. Pan y Circo es un esfuerzo colectivo de muchas voces, puntos de vista y distintas perspectivas que hacen posible que exista. Un premio así es una gran motivación para los que hacemos el programa y para los/las colaboradores a quienes les debemos tanto porque yo me siento en esa mesa a representar, de antemano, distintas perspectivas y puntos de vista. También nos da una responsabilidad brutal que es la de seguir y la de mejorar. Cada que acabas una temporada hay la duda de si habrá otra o si aquí se acabó este viaje. Amazon nos dio la oportunidad de una segunda entrega —que yo agradezco profundamente— y tiene que ver con el reconocimiento. Nos da la responsabilidad de mejorar, ajustar, corregir y seguir avanzando.

¿Qué cosas cambiaron en el show después de la pandemia?
Hablaría de adaptación. No es un reto específico de Pan y Circo sino de cualquiera que quiere seguir haciendo lo que le gusta y tiene que ajustar en términos de dinámicas para sobrevivir este momento y a la mejor transformarnos para ser mejores. Cambiaron muchas cosas; tuvimos que hacer una cena más íntima; para empezar yo cociné. Ahora suena imposible acercarse a un chef y que vengan con toda su estructura a ofrecer una cena; emulamos mejor una cena en casa. En estos meses he cenado más veces en mi casa que en toda mi vida; he ocupado más mi cocina. Eso también es parte de Pan y Circo. Otra cosa que cambió fue que comenzamos a utilizar herramientas de comunicación como videollamadas; hay muchas veces que los invitados no podían venir, pero que sí se pueden sentar a tener una plática conmigo en Zoom o cualquier plataforma. Encontrar la oportunidad de que sus puntos de vista alimenten y enriquezcan el resultado del show. En términos operativos nos ha traído muchísimos retos, mucho ajuste, pero hemos logrado que en esencia sea lo mismo, un ejercicio que nos permita emular una cena que acerque puntos de vista que se contrastan, que se escuchen y en el mejor de los casos busquen la conciliación. Que las perspectivas sí puedan complementarse y que compaginen para buscar soluciones.

¿Por qué hacer especiales y no una segunda temporada?
Esta nueva entrega nos dio la certeza que teníamos que hacer eventos, hacer especiales. No podíamos hacer una serie de seis episodios porque en lo que la armas y la terminas, incluso los puntos de vista ya cambiaron, por no decir que los programas pueden envejecer de mala forma. Ahora el objetivo es sentarnos a la mesa y en el menor tiempo posible que esté a disposición pública para verse. En ese caso tenemos que ir de uno en uno.

¿Cómo logras que tu postura no se permeé durante las charlas?
Este programa no se trata de confrontar o que la gente escuche mi punto de vista, se trata de compartir una conversación y representar de alguna forma al público, a las preguntas que quisieras hacer, pero también buscar la comunión. Para mi es importante llegar al final y que la gente tenga algo positivo que decir, que se sienta en la mesa para tener la oportunidad de coincidir. Cuando las cosas se salen de control, mi tarea es buscar que esa confrontación no imposibilite el entendimiento, o la escucha por lo menos. Esa es mi labor y con el único objetivo de que no haya violencia, que no haya una descalificación de puntos de vista, que haya argumentación y espacio para que cada uno sienta que tuvo su tiempo y chance de expresar sus ideas y enviar un mensaje claro.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad